Tendencias

Diez tendencias que causaron furor y que nunca deberían volver

Confiésalo, tod@s hemos llevado alguna de ellas y seguro que hay fotos que lo demuestran

¿Cuántas de ellas llevaste?

¿Cuántas de ellas llevaste?

  1. Tendencias
  2. Estilo
  3. Ropa
  4. Consejos de belleza

Desde El Estilo, queremos desmontar el dicho “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Cuando veas las tendencias que se llevaron en épocas pasadas y que, en nombre del buen gusto y la moda has preferido olvidar, querrás  mirar hacia el futuro y no hacia el pasado.

1.CALENTADORES

En los años 80 fue Jane Fonda con sus vídeos de aerobic quien puso de moda este accesorio “calienta pantorrillas”. Y como el Ave Fénix, que resurge de sus cenizas, fue en 2002 con el comienzo de la serie Un Paso Adelante, donde se vio a sus protagonistas luciéndolos como algo que no podía faltar en un fondo de armario. Miles de adolescentes en toda España adoptaron esta moda, llevándola a su peor combinación: minifalda vaquera, medias transparentes, botas de “chúpame la punta” y los calentadores por encima de la bota…

Olvídate, que no se te vuelvan a calentar las pantorrillas.

Olvídate, que no se te vuelvan a calentar las pantorrillas.

2. HOMBRERAS XXL

No sabemos si fueron ideadas para preservar el espacio vital de cada uno, allá donde fuera, o si fue para conseguir un efecto “culín” (aumentar la zona de los hombros para que nuestras posaderas parezcan más pequeñas). Lo que sí podemos afirmar es que hoy en día no habría sitio para ellas en nuestros armarios o en nuestras estrechas aceras.

Que no parezca que te has dejado la percha puesta en la ropa.

Que no parezca que te has dejado la percha puesta en la ropa.

3.LLEVAR PIERCINGS EN LAS OREJAS

Aunque no tuvieras piercing del ombligo o de la lengua, esto no impedía que te pusieras uno que se correspondiera con estas partes en las orejas: ¿una forma de rebeldía para los más cautos?

Los piercings de otras zonas del cuerpo (como el ombligo) puestos en las orejas.

Los piercings de otras zonas del cuerpo (como el ombligo) puestos en las orejas.

4.ESPUMAS QUE TIÑAN EL PELO

Porque la técnica DIY (Do It Yourself) no debería de ser tendencia en tu pelo. Eran espumas que no contenían amoniaco y que podían convertir tu cabeza en color berenjena, azul, rojo, naranja… lo que podríamos denominar “colores fantasía”, aunque lo más fantástico era que se retiraban en 5 lavados. Esperemos que nunca os pillara en un día de lluvia y llegarais a casa como si os hubieran maquillado con acuarelas.  

Esta tendencia hizo que nos olvidáramos de nuestro color natural.

Esta tendencia hizo que nos olvidáramos de nuestro color natural.

5. COLLARES QUE SIMULABAN TATUAJES

Esta tendencia fue familiar. Tanto madres como hijas lucían este complemento más cerca de parecerse a un tatuaje que a un collar. Los había en negro, de colores, más finos,  más gruesos, de una hilera y con cuentas. No tenía broche, para colocártelos tenías que estirarlos y meterlos por la cabeza. Hubo más de una it girl del momento que decidió que también se les podía dar el uso de diadema. 

Existían pulseras y anillos a juego.

Existían pulseras y anillos a juego.

6. CARDADOS

Te animamos a que ganes altura subiéndote a unos tacones y no utilizando tu pelo. Una moda en la que parecías el ejemplo que ponen en el “antes” de los anuncios de mascarillas y tu cabeza se podía considerar el triángulo de las bermudas de las horquillas.

Con este peinado no había montaña rusa que se te resistiera por no tener suficiente altura.

Con este peinado no había montaña rusa que se te resistiera por no tener suficiente altura.

7. POLOS CON NÚMEROS ENORMES A LA ESPALDA

¿Quién no recuerda esas prendas que hacían parecer las espaldas de los hombres marcadores de un estadio de fútbol? No se podían llevar de cualquier forma, era requisito indispensable levantar los cuellos al estilo Drácula.

Demasiados estímulos visuales para solo una prenda.

Demasiados estímulos visuales para solo una prenda.

8. PANTALONES DE TIRO POR LA RODILLA (estilo sarouel)

¿Recordais la escena de Mary Poppins en la que el deshollinador se baja los pantalones para bailar como los pungüinos? Pues no sólo se quedó en la película y esta moda saltó a la calle. De esto hace ya unos 10 años, tiempo en el que tanto chicos como chicas andaban a pasos cortos como si la camisa de fuerza hubiera adoptado la forma de unos pantalones.

¿Os imagináis intentando correr para coger el metro con estos pantalones?

¿Os imagináis intentando correr para coger el metro con estos pantalones?

9. FUISTE UNA SUPERNENA

Si sabes a quien pertenecen los nombres de Cactus, Burbuja y Pétalo, no intentes ocultarlo, fuiste una supernena. Camisetas, sudaderas, pijamas, bolsos y demás artículos estampados con estos dibujos animados de Cartoon Network invadieron tu armario.

La fiebre de las Supernenas no tenía jarabe que la curase.

La fiebre de las Supernenas no tenía jarabe que la curase.

10. PULSERAS HASTA LOS CODOS

Nos convertimos en coleccionistas, cuantas más pulseras tuvieras en tu brazo más a la moda estabas.

Con esta moda las escayolas no eran necesarias.

Con esta moda las escayolas no eran necesarias.

¿Cuántas de ellas has llevado?