Nuevo himno del partido para las generales

El merengue del PP puede ser una milonga

La exalcaldesa popular de Fuengirola, Esperanza Ola, fue la primera en usar un merengue electoral en las municipales de 2007.

  1. PP Partido Popular
  2. Mariano Rajoy Brey
  3. Elecciones
  4. Himnos

En el PP dudaron entre un merengue y un reggaeton como su nuevo ritmo de campaña electoral. Y puede que contaran una milonga. O no. A lo mejor en Génova no lo sabían, pero no han sido los primeros en tener versión latina con el estilo musical por excelencia de la República Dominicana. Ya lo hizo antes en otra campaña una popular. La que fuera alcaldesa de Fuengirola (Málaga), Esperanza Oña, en las municipales de 2007, puso a bailar hasta a Darth Vader al son de "Fuengirola, con ritmo propio".

En aquel año las redes sociales apenas si habían nacido. Twitter daba sus primeros pasos y Facebook se estrenaba en español. Por eso, la viralidad del vídeo de campaña de Oña se quedó en papel y en Youtube, donde está colgado desde mayo de 2007.

La ahora parlamentaria andaluza aún mantiene el vídeo en su perfil de Facebook, junto con otros de sus intervenciones en el Parlamento andaluz, donde tiene escaño desde hace 16 años, ha sido portavoz durante seis y es vicepresidenta segunda en la actualidad. Porque Oña ha sido uno de los pesos pesados del PP en Andalucía. Lo fue en la etapa anterior de Javier Arenas y lo es, aunque menos, en la de Juan Manuel Moreno Bonilla. En ella algunos, dentro y fuera de su partido, han querido ver la versión andaluza de Esperanza Aguirre.

Con su merengue, a Oña no le fue nada mal. En aquellas municipales revalidaba su título ganando con un 57,98% de los votos. Logró 16 escaños. Barrió al PSOE que se quedó con 8 de los concejales en liza, y uno más fue para los andalucistas. Ya con menos son, llegó a las elecciones de 2011. Sin merengue, pero 'in crescendo', porque se hizo con un 64% de los votos (18 concejales).

Oña no se presentó más. Tras 22 años como alcaldesa, y con cinco mayorías absolutas en su currículum, en 2014 anunció que dejaba el cargo, cumpliendo así la reforma de la Ley Electoral andaluza que declara incompatible el puesto de diputado autonómico con el de alcalde. Llegaron las municipales de 2015 y el PP bajó a 14 escaños. Marcaban ahora el ritmo nuevos partidos que entraban en el juego político.

Si el 26-J los resultados del PP mejoran, habrá que ver si el efecto merengue ha surtido efecto como le sucedió a Oña, o si por el contrario los resultados dan para componer una milonga. No la milonga sentimental y alegre pariente del tango, sino esa milonga campera y gaucha que suena a lamento nostálgico en Argentina y Uruguay.