SABMiller

SABMiller se une a InBev en un gigante de 275.000 millones

Las dos empresas superarán los 80.000 millones de euros en facturación anual y producirán 2.400 litros de cerveza por segundo

Las cerveras SABMiller y An Bev se fusionan

Las cerveras SABMiller y An Bev se fusionan

Después de semanas de cortejo, y tras cinco ofertas de compra distintas, los accionistas de la británica SABMiller han dado el 'sí, quiero' a la propuesta de fusión de la belga InBev. Las dos empresas crearán el mayor gigante conocido en el sector de las bebidas con un valor conjunto en bolsa de 275.000 millones de euros.

"Los consejos de InBev y de SABMiller anuncian que han llegado a un principio de acuerdo sobre los términos clave de una posible oferta recomendada que hará la primera empresa sobre el total del capital", según un comunicado sobre la operación.

Una OPA de 93.000 millones

La nueva oferta del propietario de Budweiser, Stella Artois y Corona alcanza las 44 libras esterlinas en efectivo y es la quinta pòrpuesta distinta. In Bev empezó ofreciendo 38 libras y había elevado su oferta a 40 libras, 42,15 libras y 43,50 libras.

La oferta sobre SABMiller en 69.000 millones de libras (93.000 millones de euros), que sumados a los 160.000 millones de valor en bolsa de In Bev crearán un grupo valorado en 275.000 millones.

El nuevo grupo será capaz de producir 212 millones de litros de cerveza al día, más de 2.400 litros cada segundo, que llenaría 31.000 piscinas olímpicas en un año. 

Cuota de mercado de las principales cerveceras

Cuota de mercado de las principales cerveceras

La unión de los dos gigantes cerveceros sería el último paso de un proceso que se inició con el cambio de milenio. El año 2000 abrió la veda a un acelerado carrusel de fusiones y adquisiciones. Un puzzle a escala global del que, por ahora, España ha quedado fuera. Este miércoles, por ejemplo, la holandesa Heineken y el grupo de bebidas Diageo han cerrado un intercambio de activos cerveceros en varios países como Jamaica, Malasia, Singapur o Ghana.

InBev y SABMiller también son producto de megaintegraciones. La primera nació en 2004 gracias a la unión de la belga Interbrew y la brasileña AmBev (dueña de Brahma) y, ambas, eran fruto de fusiones locales. Desde entonces, InBev no ha parado de tirar de talonario: compró Anheuser Busch en 2008 por 52.000 millones de dólares para hacerse con el control de Budweiser y ser así la primera cervecera de Estados Unidos.