Previsiones económicas

Nuevo aviso de Bruselas: España incumple el déficit y la incertidumbre política amenaza el crecimiento

La Comisión cree que la mejora de las cifras económicas no será suficiente para corregir el desfase presupuestario

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en una reciente rueda de prensa

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en una reciente rueda de prensa

La incertidumbre política por las dificultades para formar un nuevo Gobierno en España constituye una amenaza para el crecimiento. Es el aviso que ha lanzado este jueves la Comisión Europea en sus previsiones económicas de invierno. Bruselas insiste además en que España incumple los objetivos de reducción de déficit público exigidos por la Unión Europea. El futuro Gobierno deberá aprobar de inmediato un ajuste de alrededor de 8.600 millones de euros para este año 2016 si no quiere enfrentarse a sanciones comunitarias.

El Ejecutivo comunitario revisa ligeramente al alza (en una décima cada año) sus pronósticos de crecimiento para España respecto a las cifras que calculó el pasado noviembre. La creación de empleo, la mejora del acceso al crédito, la elevada confianza y los bajos precios del petróleo son los factores que explican esta mejora. En todo caso, Bruselas confirma que la economía española se desacelerará progresivamente. Del avance del 3,2% del PIB que registró en 2015, pasará al 2,8% este año y al 2,5% en 2017. Además, es más pesimista que el Gobierno saliente, que había previsto un crecimiento del 3% en 2016 y del 2,9% el año que viene.

Pese a todo, España será este año una de las grandes economías europeas que más crezca, muy por encima de la media de la eurozona (1,7%) y de la UE (1,9%). Supera a Alemania (1,8%), Italia (1,4%) o Francia (1,3%), aunque queda por detrás de Polonia (3,5%). Ocupa la décima posición entre los 28 estados miembros.

.-

.-

Pero el Ejecutivo comunitario avisa a continuación de que “los riesgos a la baja a la previsión de crecimiento se derivan principalmente de la incertidumbre que rodea a la formación del nuevo Gobierno”. "Las fases de espera política son también a menudo fases de espera para los agentes económicos. Es un riesgo", ha resaltado el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en la rueda de prensa de presentación de sus previsiones. "La incertidumbre política pesa sobre el comportamiento de los agentes económicos", ha agregado.

Tanto la Comisión como el Eurogrupo ya han pedido en varias ocasiones un gobierno estable lo antes posible para corregir el desfase en las cuentas públicas españolas. Moscovici ha precisado que Bruselas respeta "totalmente" el proceso de formación de Gobierno en España y no tiene "preferencias" sobre coaliciones.

El déficit empeora

A falta de cifras oficiales del ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro, Bruselas cree que España cerró 2015 con un déficit público del 4,8% del PIB, una décima más de lo que había calculado en noviembre. El objetivo exigido por la UE era del 4,2%. La Comisión denuncia que en el tercer trimestre del año pasado el déficit sólo se redujo un 0,1% y que desde octubre no ha habido ninguna mejora adicional. La mayor parte del desfase adicional corresponde a las comunidades autónomas, que el año pasado no sólo no hicieron esfuerzos sino que aumentaron el gasto público.

España tiene de plazo hasta este año 2016 para corregir su déficit por debajo del umbral del 3% que marca el Pacto de Estabilidad. En concreto, debe situarlo en el 2,8%. Sin embargo, según el pronóstico de Bruselas, se quedará muy lejos de esa cifra, en el 3,6%. Por eso, la Comisión ya ha pedido al futuro Gobierno que presente lo antes posible unos nuevos Presupuestos para 2016 con ajustes adicionales. En total, unos 8.600 millones de euros. Sin más recortes, España necesitaría un año extra, hasta 2017, para corregir su déficit excesivo.

.-

.-

"Esperamos una versión actualizada del proyecto de Presupuestos una vez que haya un nuevo Gobierno en España" que incluya las medidas "necesarias" y "de calidad" para respetar el Pacto, ha dicho Moscovici. A su juicio, las nuevas cifras demuestran que la polémica opinión negativa que el Ejecutivo comunitario aprobó en octubre sobre los Presupuestos de Mariano Rajoy estaba plenamente justificada y sigue siendo válida.

De momento, la Comisión espera a que la oficina estadística de la UE, Eurostat, valide las cifras de déficit de 2015, algo que ocurrirá a finales de abril. Si entonces constata que España incumplió y no ha tomado medidas, podría proponer sanciones por déficit excesivo.

La deuda pública española tocará techo este año en el 101,2% del PIB y empezará a bajar hasta el 100,1% en 2017, muy lejos en todo caso del umbral del 60% que marca el Pacto de Estabilidad.

La tasa de paro, la segunda más alta tras Grecia

Gracias al mayor crecimiento y a la moderación salarial, la Comisión pronostica que la tasa de paro en España seguirá disminuyendo, aunque a un ritmo inferior al previsto por el Gobierno saliente. Pasará del 22,3% de media en 2015 al 20,4% este año. Y sólo en 2017 bajará del 20%, en concreto hasta el 18,9%. Es decir, el nivel de desempleo en España seguirá duplicando en los próximos años la media de la eurozona. De hecho, será el segundo más alto, sólo superado por Grecia.

.-

.-

En 2015, la inflación se situó de media en el -0,6% debido a la caída de los precios del petróleo. Bruselas prevé que este año vuelva a territorio positivo, aunque en niveles muy bajos (0,1%). Sólo en 2017 volverá a acelerarse al 1,5%.

El Ejecutivo comunitario cree que tanto la eurozona como la UE seguirán creciendo a ritmo moderado en los próximos años gracias a la bajada del petróleo, las favorables condiciones de financiación y la depreciación del euro. En la eurozona, el crecimiento pasará del 1,6% en 2015 al 1,7% este año y al 1,9% en 2017. En el conjunto de la UE, el avance será del 1,9% este año y del 2% el que viene.

Al mismo tiempo, Bruselas avisa de que los riesgos para la economía han aumentado en los últimos meses. Los más destacados son la crisis en los emergentes, la posibilidad de un ajuste desordenado en China o de más aumentos de los tipos de interés en Estados Unidos o los riesgos geopolíticos.