Liga BBVA

Razones por las que Torres debe quedarse (o no)

Vuelve a una convocatoria tras seis partidos ausente. Tiene una oferta de China, pero quiere seguir en el Atlético. El club no le ha ofrecido la renovación.

Fernando Torres en el banquillo rojiblanco.

Fernando Torres en el banquillo rojiblanco. Getty Images

  1. Atlético de Madrid
  2. Fernando Torres
  3. Liga BBVA
  4. China

El fútbol, en mayor o menor medida, siempre fue un negocio. Eso está asumido en cualquier rincón del planeta. Ocurre, sin embargo, que junto al ruido que genera el tintineo de monedas y el contar de billetes siempre se reconoció un mínimo vínculo sentimental. Una especie de alma popular que no permitía ejecutar a los ídolos antes de su defunción voluntaria. Ese fue el caso de Ryan Giggs e incluso se podría incluir en este grupo a Xavi Hernández y Steven Gerrard –además de a muchos otros–, aunque éstos dos últimos hayan decidido buscar un retiro dorado en otras ligas. ¿Y Torres? ¿Debe quedarse en el Atlético? He ahí la cuestión. Razones hay para pensar en su permanencia, pero también en su posible despedida en junio, cuando finaliza contrato.

ARGUMENTOS A FAVOR

1. ES PARTE DEL ESCUDO

Este argumento no bebe de la razón, pero es igual de válido que cualquier otro. La afición quiere que se quede. Torres ha sido su canterano, su ‘niño’ y su capitán. Lo ha sido todo en el Atlético y lo sigue siendo. En el Calderón, esta temporada y desde su regreso, el aplauso y la ovación han sido rutinas consagradas al ídolo. Nada de pitos o de malas caras. Eso no se ha concebido nunca y tampoco se concebirá este sábado contra el Eibar (16:00 horas), en su vuelta a una convocatoria tras seis partidos ausente por una lesión en el tobillo derecho. Si será titular o no, eso importa poco. “Quiero disfrutar de cada partido con esta camiseta”, reconoció el pasado lunes en la presentación del LGv10.

2. ASUME SU ROL

Torres podría haber llegado y marcar territorio. Al fin y al cabo, a su regreso lo avalaron 40.000 aficionados puestos en pie en el Calderón. Sin embargo, asumió su rol y jamás ha enturbiado el clima en el vestuario. El Cholo Simeone le instó a asumir un papel secundario y Fernando lo aceptó, sin reproches ni malas caras. “Sé que tengo 31 años, ya no soy un ‘niño”, reconoció el pasado lunes, asumiendo sus limitaciones, sin hacer ruido y con la voluntad de siempre, colocando al club en primer lugar: “No hay nadie por encima del Atlético”, reconoció. Y le faltó decir: “Ni siquiera yo”. Porque eso es lo que piensa y lo que tiene en su cabeza conforme a lo que mamó en la cantera.

3. EL ATLÉTICO ES SU PRIORIDAD

En la última semana, según han confirmado desde su agencia de representación, Fernando Torres ha recibido ofertas: una de China para ser el mejor pagado del planeta –incluso por encima de Messi– y alguna otra de Estados Unidos –no se ha desvelado el equipo–. Sin embargo, pese al dinero, su voluntad es la de quedarse en el Atlético. “En el club ya saben cual es mi sentimiento”, reconoció el pasado lunes. Y ese sentimiento no es otro que permanecer en el Calderón: renovar en junio –gracias a la cautelar– y ampliar sus días a la orilla del Manzanares. O quizás, quién sabe, incluso estrenando la Peineta. Cosas más raras se han visto.

ARGUMENTOS EN CONTRA

1. SU MALA TEMPORADA

Si se echa un vistazo a los datos es complicado que Fernando Torres siga en el Atlético de Madrid. Esta temporada, promedia un gol cada 585 minutos y solo ha anotado dos en 1.169. Es decir, atendiendo a los números, cualquier club optaría por no renovarlo, pues es el delantero menos productivo de su equipo: Griezmann (19), Vietto (3) y Correa (5). Hasta Jackson Martínez, vendido esta misma semana por 42 millones de euros al Guangzhou Evergrande chino, había hecho más antes de hacer las maletas (3). Comentado esto, toca precisar. ¿Y si Torres marca el gol decisivo de la temporada? ¿Y si acelera de aquí a final de curso? ¿Y si asume un salario que se adecue a sus circunstancias? Y si. Y si. Y si…. Ya se verá.

2. EDAD

Hay algo contra lo que Torres no puede luchar: su edad. Tiene 31 años, ya no es un ‘niño’ –como él mismo reconoció– y su nivel no puede ser el de hace años. De hecho, cada temporada ha ido bajando su cifra goleadora: 2012/13 (22 tantos), 2013/14 (seis), 2014/15 (siete) y 2015/16 (dos, con la campaña aún por concluir). Eso es una realidad asumida por el propio jugador. ¿Y por su entorno? Eso es otra cosa. En el fútbol actual, a menudo, si no produces estás fuera. ¿Justo? Les corresponde juzgarlo a ustedes y al club.

3. BAJADA DE NIVEL

A su escasez de goles se le suma un bajón físico. Torres ha perdido la explosividad que en otro tiempo lo llevó a ser uno de los grandes de Europa. Pelea, corre, lucha y presiona, pero le falta la determinación y la velocidad que sí tienen algunos de sus compañeros, como Vietto o Correa. O como la tenía Diego Costa, que podría regresar al Atlético este verano. De ahí sus problemas para marcar su gol 100 esta temporada, aunque a él no le preocupe. “Yo soñé con meter uno con el Atlético, los otros 98 han sido de regalo”, reconoció. Y con respecto al futuro, ¿qué hay? “Ganar títulos”, sentenció el lunes. Y el resto son especulaciones.