NBA

La filosofía Star Wars de Ricky 'Skywalker' Rubio

Tras sentar cátedra en Nueva York, Ricky analiza para EL ESPAÑOL su presente y futuro a través de frases célebres de la Guerra de las Galaxias (y de estrellas).

La filosofía Star Wars de Ricky 'Skywalker' Rubio

La filosofía Star Wars de Ricky 'Skywalker' Rubio NBA

  1. NBA
  2. Ricky Rubio
  3. Nueva York
  4. Star Wars
  5. Minnesota Timberwolves

“Para variar ¿por qué no miras a tu alrededor y ves algo más que no sea tú mismo?” La frase que Luke Skywalker dedica a Han Solo en La Guerra de las Galaxias parece calcada de la filosofía de Ricky Rubio. En una sociedad individualista el mago del Masnou reivindica su capacidad para ver cosas que los demás no ven, como demostró repartiendo 16 asistencias en el Madison Square Garden ante unos Knicks para los que sonó con fuerza hace unos días. Mientras que parte de la prensa norteamericana parece obviar la calidad de un jugador capaz de ser comparado a Maravic, Magic Johnson o Steve Nash, Ricky Rubio crece al ritmo de su recuperación física tras tres temporadas condicionadas por despiadadas lesiones.

Estamos saliendo del lado oscuro (Luke Skywalker)

Le ha costado un mundo dejar atrás el lado oscuro de las lesiones. Un camino tan largo que ahora se le hace raro poder celebrar estar sano a los 25. “Es que ha sido muy dura la travesía de estos años en los que no he podido tener continuidad”, confiesa. “Ahora parece que estoy bien y trabajo día a día para fortalecer mi cuerpo y dejar atrás esa mala racha. Has de ir con cuidado para no pagar el desequilibrio físico que supone, por ejemplo, lesionarte en un tobillo, lo que puede implicar que sobrecargues otra parte de tu cuerpo por miedo a hacerte daño otra vez”.

Siempre el movimiento. En el movimiento está el futuro (Maestro Yoda)

Su entrenador, Sam Mitchell, ha puesto en valor lo que Ricky está aportando al equipo en la presente temporada. El mejor técnico de la NBA en 2007 valora que “Ricky puede entender un plan de juego defensivo y ejecutarlo en la pista mejor que cualquiera en esta liga. Además es capaz de hacer correr a nuestro equipo, mantiene la pelota en movimiento y esa es la clave. Encuentra siempre el mejor pase para tener activos a todos nuestros talentos jóvenes. En parte gracias a él todos nuestros jugadores crecieron esta temporada y lo seguirán haciendo. Llevamos pocas victorias, pero es lo que me gusta de los equipos en construcción. Disfrutar de su evolución”.

La fuerza estará contigo... Ya para siempre (Obi-Wan Kenobi)

Pese a las palabras de su actual entrenador, Ricky tiene un reto antes de que acabe la temporada. Mejorar el porcentaje de victorias y llegar lo más lejos posible como homenaje a Flip Sanders, su mentor en los Wolves, fallecido a inicios de la temporada. “Fue muy duro lo que pasó y la rapidez con la que sucedió. Esto no ha acabado y todos estamos unidos para hacer algo grande por nosotros, por los aficionados, pero también por Flip. Él fue el hombre que creó esto. El que nos eligió a cada uno de nosotros, y le debemos algo”.

No lo intentes. Hazlo o no lo hagas. Pero no lo intentes (Maestro Yoda)

Un reto que no exige obligatoriamente renunciar al juego valiente, alegre y dinámico para el que Ricky parece estar concebido “Es cierto que me siento más cómodo jugando en la NBA, donde el ritmo es más rápido y hay más espacio para la creatividad. Aquí me divierto más jugando al baloncesto”. Ante las voces que sólo se fijan en sus porcentajes, números similares o incluso superiores a los de estrellas de otros tiempos como Jason Kidd o Rajon Rondo van poniendo las cosas en su sitio. Sam Mitchell pone cordura afirmando que “estamos encantados con Ricky. Ha tenido un año muy bueno, lo que le lleva a liderar a nuestro equipo en asistencias y en recuperaciones. Ha sido un tirador de rachas, pero estamos seguros de que va a seguir mejorando en esto. Me quedo con todas sus cualidades: su coeficiente intelectual, su fortaleza mental, características muy difíciles de encontrar como la valentía''.

Siempre debe haber dos, ni más ni menos (Maestro Yoda)

Ricky sabe que su entrenador “quiere que dirija y que haga mejores a mis compañeros, y eso me gusta. Creo que la clave del equipo es la presión defensiva que ponemos al balón. A partir de ahí, si estamos duros y somos constantes en defensa, podremos dar velocidad al juego y acelerar el ritmo de partido para divertirnos y divertir al público. Es el estilo que nos va e intento trabajar en esa línea”.

Concéntrate en el momento. Siente, no pienses, usa tu instinto (Qui-Gon Jinn)

Otra voz autorizada es la de Kevin Garnett, el jugador más veterano de la liga y uno de los grandes de la historia de la NBA, quien afirma sin tapujos que “Ricky Rubio es uno de los mejores bases con los que he jugado en mi vida. Es inteligente, rápido y con una visión de juego increíble. Me recuerda al mejor Rondo, con el que ganamos el anillo en Boston”.Ricky responde afirmando que “Kevin es un jugador muy importante por todo lo que implica. Es el alma del equipo y supone un privilegio poder compartir vestuario con alguien de su dimensión. Con 40 años aún marca la línea de la que todos aprendemos, desde la manera de comportarse en cada entrenamiento. Nos ayuda independientemente de los tiros que meta, sobre todo por su carácter y por su instinto”.

Siempre hay un pez más grande (Qui-Gon Jinn)

El base español prefiere centrarse en lo que queda de temporada antes de soñar con otros retos. Río, por ejemplo, sería una cita especial tras sorprender al mundo en 2008 siendo menor de edad en Pekín y no poder estar en Londres 2012 por lesión. Queda media temporada en la que Minnesota quiere remontar posiciones, para lo que “debes estar concentrado y ser agresivo, duro. Si te relajas, cualquiera te pasa por encima. Esta es una de las cosas que Kevin intenta mostrarnos”. Pero lo que muchos empiezan a dar por hecho en la NBA es que acabada la temporada un pez más grande vendrá a reclamar los servicios del Skywalker de la liga para buscar la fuerza que le haga optar a la luz de su primer anillo.