Ros Rodriguez Nieto, la sombrerera de la reina Letizia.

Ros Rodriguez Nieto, la sombrerera de la reina Letizia. Jorge Barreno

Famosos DISEÑADORA MADRILEÑA

Ros, la sombrerera gracias a la que Letizia ha seducido a los británicos

Sobrina de la diseñadora María Nieto, ha elaborado durante 10 días con sus propias manos el tocado amarillo que la reina ha lucido en el viaje de Estado a Reino Unido.

Carmen Lucas-Torres

No es la primera vez que Ros Rodríguez Nieto (58) pone el punto de elegancia al estilo de la reina Letizia con sus tocados. Bajo la marca María Nieto, Ros hace honor a su tía y maestra, sombrerera de las familias de la alta sociedad madrileña. Ella le enseñó a elaborar artesanalmente los delicados sombreros que ensambla de principio a fin, tiñe, cose y plancha. Un proceso que se puede alargar hasta los 10 días, y gracias al que consigue diseños únicos, sencillos y elegantes, como el tocado amarillo que la reina Letizia ha lucido este miércoles en la recepción oficial de la reina Isabel II en Londres.

Letizia Ortiz con el diseño de Ros Rodríguez Nieto.

Letizia Ortiz con el diseño de Ros Rodríguez Nieto. Gtres

Tocado que la reina Letizia llevó en la coronación de Guillermo y Máxima de Holanda.

Tocado que la reina Letizia llevó en la coronación de Guillermo y Máxima de Holanda. Gtres

No es la primera vez que Ros diseña un tocado para la reina. En 2013, Letizia también escogió uno de los diseños de Ros Rodríguez en el acto de coronación de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda. En aquella ocasión también llevó un vestido de su diseñador predilecto, Felipe Varela. El tocado, en el mismo tono gris azulado que el vestido, también dejaba ver el lado izquierdo de su rostro y su sencillo recogido. Causó tanto furor en su momento que incluso algunas páginas web de moda rusa se hicieron eco del diseño.

[Más información: Letizia se estrena en la corte de Isabel II con un guiño a Kate Middleton]

No conocemos este dato gracias a su creadora que, aunque amante de su trabajo por ser muy "creativo y artístico", cree que "es una labor como otra cualquiera". "Los periodistas queréis hacer de esta profesión algo romántico, pero en realidad es de lo más normal. Hago sombreros para mujeres, y todas las clientas son iguales para mí", explica con humildad Ros.

Ros Rodríguez Nieto.

Ros Rodríguez Nieto. Jorge Barreno

En el piso del barrio de Salamanca de Madrid donde se encuentra su estudio se exponen todos sus sombreros de verano. No es fácil dar con ella. En su portero hay una discreta etiqueta que pone: sombreros. Una vez en la casa, los muebles y los cuadros, verdaderas joyas de coleccionista, hablan de un noble pasado familiar. Su abuela ya fue modista y su tía María, nacida en Santoña (Cantabria), conquistó con sus sombreros a la reina Sofía y a Carmen Martínez-Bordiú. María Nieto no tuvo hijos, pero su sobrina aprendió de ella lo mejor que sabía hacer. En la casa familiar los sombreros están colocados como si se tratara de una exposición, encima de los sillones y los sofás. De rafia, paja o seda...también hay turbantes y grandes pamelas. Y entre todos ellos, fotos salpicadas de sus clientas habituales, como la condesa de Isasi. 

Miembros de la familia Ortiz y la Familia Real española con los sombreros de Ros.

Miembros de la familia Ortiz y la Familia Real española con los sombreros de Ros. Gtres

Ros Rodríguez creó todos los sombreros que lucieron las mujeres de la familia Ortiz en la boda de Felipe y Letizia. La exmujer de Francisco Álvarez-Cascos, María Porto, también llevó uno de sus tocados a la boda de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín. Son solo algunos de los nombres de la alta sociedad que la sombrerera de la reina recuerda sobre la marcha, pero hay muchos más. Su mejor publicidad siempre ha sido el 'boca a boca' y la discreción. 

Ros Rodríguez Nieto posa junto a sus sombreros.

Ros Rodríguez Nieto posa junto a sus sombreros. Jorge Barreno

Precisamente esa discreción es la que nos impide saber si ella fue a Palacio para que la reina se probase el tocado amarillo o la reina fue a su casa. "Lo siento pero no puedo dar ese tipo de detalles. Solo puedo decir que el trato ha sido excepcional". Tardó hasta 10 días en elaborar el tocado, con uno de los diseños más complicados de las colecciones de Ros. Cosió manualmente cada una de las flores que la pieza lleva alrededor de las dos alas de la copa y la planchó con cuidado para conseguir el delicado a la vez que sencillo estilo con el que la reina ha conquistado al Reino Unido. La reina Letizia ha tenido unos cinco días para probárselo y ponerlo en una caja de cartón y así conservar su forma. La costurera se lo entregó a los mensajeros de la Casa Real la semana pasada. Todo un proceso artesanal más propio de la época victoriana en Inglaterra que de nuestros días, y que se corresponde con la atmósfera en la que se está desarrollando el viaje de los reyes en Londres.

La reina Letizia y el duque de Edimburgo se trasladan al Palacio de Backingham.

La reina Letizia y el duque de Edimburgo se trasladan al Palacio de Backingham. Gtres

Ha quedado contenta con su trabajo porque ha visto a la reina "muy guapa". Le costaría elegir entre el primer tocado que realizó para ella y el segundo. "Son muy distintos. El primero era para un momento más solemne y éste para uno más alegre. El amarillo es más mañanero". Lo que sí está claro es que conseguir el color del primero fue más complicado. "El proceso del teñido es la parte más difícil de la elaboración un sombrero, sobre todo si se hace en tonos azules o grises", explica la sombrerera.

La reina Letizia conversa con la duquesa de Cornualles.

La reina Letizia conversa con la duquesa de Cornualles. Gtres

En cuanto al estilo, el tocado de Letizia responde a una línea sencilla aunque original, como todos los de la diseñadora. Que vaya a un lado del rostro no responde a ningún estilo "inglés" ni busca resaltar el mejor lado de la reina. "Sinceramente, responde a una moda. Ahora la moda es llevar así los tocados", cuenta con gracia Ros. Y hablando de modas, este año en los tocados sigue triunfando el 'nude' y el azul Klein. Lo dice la experta.

[Más información: El paseo triunfal de una sonriente Letizia sin que Kate le haga sombra]