APUNTANDO MANERAS

Belén Esteban prepara el salto de Andreíta a la fama, de la tele al papel cuché

Comienza la cuenta atrás para el veinte de julio de 2017 en que cumplirá 18 años. ¿La veremos en Sálvame Deluxe?

Andreíta, toda una ‘it girl’ en la Mercedes-Benz Fashion Week

Andreíta, toda una ‘it girl’ en la Mercedes-Benz Fashion Week

  1. Belén Esteban Menéndez
  2. Sálvame Deluxe

La pequeña del alma querida de media España -con permiso de Kiko Rivera (32 años), por supuesto- se está haciendo mayor. A sus 17 años, la joven ha presenciado su primer desfile en la semana de la moda celebrada en Madrid. Eso sí, su madre no le quitaba ojo de encima y se aseguró de sentarse a su lado en el front row.

Su puesta de largo

Podríamos decir que esta ha sido la presentación en sociedad de Andrea Janeiro Esteban. Aunque su madre diga lo contrario desde el plató de Sálvame Diario, mientras merienda (no vaya a ser que le suba el azúcar) y cobra una pasta. Lo cierto es que poco queda para que la niña que no quería comerse el pollo (que bien podría ser el título de un libro infantil) alcance la mayoría de edad. Y Belén, que sabe cómo funciona el negocio, prepara ya el salto de su niña al papel cuché.

Presentación en sociedad de Andrea Janeiro en la revista ¡HOLA!

Presentación en sociedad de Andrea Janeiro en la revista ¡HOLA!

Algo razonable, dado el interés que generará ver por primera vez la cara de Andreíta sin pixeles de por medio. Eso sucederá el próximo 20 de julio de 2017, momento en el que la joven soplará 18 velas y su rostro saldrá a la luz. Comenzará entonces una lucha por ver quién se lleva el gato al agua y consigue una entrevista con la joven. Si Telecinco juega sus cartas, y Belén Esteban negocia, es posible que la veamos en Sálvame Deluxe.

Andrea Janeiro y su madre en el front row de la Fashion Wee madrileña.

Andrea Janeiro y su madre en el front row de la Fashion Wee madrileña.

No quiere ser otro juguete roto

Es entendible que Belén quiera acostumbrar a su hija a lidiar con la prensa y a desenvolverse en saraos y demás eventos. Máxime, cuando tenemos un ejemplo bastante claro de que la cosa puede acabar mal. Sí, señores. Les hablo de María Isabel Pantoja Martín (20), hija adoptiva de Isabel Pantoja (60). La joven estrenó la mayoría de edad, embarazada, sin estudios y enfadada con su madre. ¡Olé! Más tarde se subió al carro de las exclusivas televisivas y en papel, protagonizó una especie de sección sobre su vida para el programa Cazamariposas y participó en Supervivientes. Un currículo que querría cualquier madre, ¿o no?

Chabelita en Cazamariposas.

Chabelita en Cazamariposas.

Un futuro ¿incierto?

Aunque Belén siempre ha tenido claro que enviaría a Andreíta a estudiar a Inglaterra cuando fuese mayor de edad, su reciente aparición en la Mercedes-Benz Fashion Week nos ha descolocado. Por un lado, la opción de mandarla al extranjero sería la mejor manera de desvincular a la niña de todo el mundo Sálvame. Sin embargo, que Andreíta continuara con el 'negocio familiar' tampoco sería una mala idea. ¿Tendrá la gallina de los huevos de oro de Telecinco continuidad en su polluelo?

Belén esteban con su hija Andrea Janeiro

Belén esteban con su hija Andrea Janeiro

Si a Andreíta le gusta la moda, tal vez pueda llegar a convertirse en un icono de estilo. ¿Quién sabe? Si su madre consiguió que se agotara un pijama de leopardo morado, todo es posible. Y no digas que no sabes cuál es porque tú también fuiste a El Corte Inglés a ver si quedaban, pillina.

Madre e hija juntas en Sevilla

Madre e hija juntas en Sevilla

Además, si quiere dar sus primeros pasos como modelo, la pasarela de la Sálvame Fashion Week siempre estará abierta para ella y su madre podrá aconsejarla.

Belén desfilando en la Sálvame Fashion Week.

Belén desfilando en la Sálvame Fashion Week.

Continuará…. o no

Nadie sabe qué pasará con Andreíta, pero lo que es seguro es que si quiere meterse en el mundo rosa, enchufe le sobra. Y es que si alguien ha sabido explotar como nadie su vida y la de su hija, ha sido su propia madre, Belén de España y grande de Sálvame. Y quizá, solo quizá, la joven quiera empezar a cobrar los cheques a su nombre. Ya es hora, digo yo.