DESPLANTE A LA FUNDACIÓN

Boicot de universitarios 'excelentes' a los reyes en su día grande en Oviedo

El malestar de varios estudiantes ante la situación económica y política les ha llevado a plantar a los reyes en los actos a los que estaban invitados con motivo de la celebración de los premios Princesa de Asturias. 

Los reyes, durante la entrega de los premios el pasado año.

Los reyes, durante la entrega de los premios el pasado año.

  1. Reina Letizia
  2. Felipe VI
  3. Premios Princesa de Asturias
  4. Oviedo
  5. Universidad
  6. Manifestaciones
  7. Estudiantes

Este viernes, cuando los reyes Felipe (48 años) y Letizia (44) desfilen por la alfombra azul hacia el Teatro Campoamor no sabrán que justo enfrente, en la concentración que año tras año protesta contra los premios, se encuentra uno de los homenajeados del día con el que horas antes tenían que haber compartido unos minutos en una audiencia privada.

Se trata de Álvaro Villegas, un joven al que este año la Universidad de Oviedo le ha otorgado uno de los Premios Extraordinarios Fin de Carrera que concede a sus mejores estudiantes. Como otros tantos universitarios excelentes, había sido invitado a la audiencia de este viernes por la mañana junto a los reyes de España y al cóctel posterior a la entrega de los Premios Princesa de Asturias.

Álvaro Villegas durante la entrega del premio a la Excelencia.

Álvaro Villegas durante la entrega del premio a la Excelencia.

Él, junto a otras dos compañeras, ha preferido permanecer a ese lado de la carretera en lugar de formar parte "de la corte del rey" y de una fundación que considera que está compuesta por "grandes fortunas relacionadas con la corrupción, responsables de bancos de desahucian y donantes ilegales del PP. Gente que contribuye al crecimiento de las desigualdades sociales". Cabe recordar que entre esas personas que forman parte del patronato se encuentran miembros de la familia Botín, Villar Mir o Masaveu.

Concentración de protesta detrás de Ford Coppola durante la pasada edición.

Concentración de protesta detrás de Ford Coppola durante la pasada edición.

En conversación con EL ESPAÑOL, Villegas, procedente de una familia humilde de Cantabria y con una licenciatura en Psicología gracias a una beca, confiesa que no se sentiría "a gusto" con los que considera los "responsables de que compañeros míos no hayan podido estudiar por culpa del recorte de becas o de que otras personas estén en la calle por perder sus casas".

"No necesito la felicitación de los reyes para saber que lo he hecho bien en la carrera, Tampoco me veo besando sus manos ni en un acto en el que se lava la imagen de la monarquía y de la clase política. Si quieren valorar el trabajo de los estudiantes que dejen de recortar los servicios públicos y de robarnos la cultura y el futuro a la juventud", afirma con la rotundidad de quien tiene muy claro cuál será su papel allí: "Yo me voy a concentrar enfrente como he hecho desde que me vine de Cantabria a estudiar la carrera".

Dos estudiantes más

El estudiante, que en todo momento asegura sentir un gran respeto por el resto de premiados que sí han aceptado la invitación cursada por la Casa Real, no ha sido el único que ha querido aprovechar la visibilidad del acto para protestar, aunque sea de esta forma, contra los oligarcas. Dos universitarias de premio se han unido a Villegas y tampoco tiene intención de aceptar la invitación de Zarzuela, efectuada a través del correo electrónico, y a la que ha tenido acceso este medio.

Audiencia con los premiados del pasado año en el hotel Reconquista de Oviedo.

Audiencia con los premiados del pasado año en el hotel Reconquista de Oviedo.

Patricia García es otra de las excelentes que ha recibido la invitación de la Casa Real. En su caso ha sido premiada por sus buenos resultados en la especialidad de Educación Infantil. Esta universitaria, a través de este medio, ha querido mostrar su apoyo a Villegas y aprovechar para destacar que, aunque se siente orgullosa del reconocimiento, su condición de persona comprometida le hace querer "visibilizar la cara oculta detrás de la pantomima" de los premios. 

Patricia García, en una imagen de archivo.

Patricia García, en una imagen de archivo.

García no encuentra ningún reconocimiento a su esfuerzo "en el hecho de recibir un apretón de manos de quienes están en su posición por gracia divina, favoreciendo la continuidad de un sistema que oprime a todos y asfixia a los más desfavorecidos". 

Esta universitaria asegura que aceptó el premio porque supuso una posibilidad de seguir formándose -ya que debido a su origen humilde su familia hubo de hacer gran esfuerzo para que estudiara- y porque "por primera vez en la historia el Premio Extraordinario al Mejor Expediente de la Universidad de Oviedo recayó en una titulación del ámbito educativo, doliera a quien doliera y haciendo visible la importancia de invertir en el derecho de todos y todas a una educación de calidad".

"Lamentablemente nosotros somos la excepción entre los estudiantes que logran alcanzar sus sueños y lo hemos hecho a pesar de las injusticias del sistema y no gracias a él", asegura a EL ESPAÑOL esta joven que concluye sentenciando que su lugar "tampoco está en esos premios". Ni el suyo, ni el de Álvaro Villegas, que los verá desde el otro lado de la calle.