12º ANIVERSARIO DE BODA

De aquel día de cuento a ejercer de pareja real

Este domingo, Don Felipe y Doña Letizia celebran su decimosegundo aniversario de boda. Durante estos años han superado varias crisis, a las que Zarzuela define como 'altibajos'. 

  1. Reina Letizia
  2. Felipe VI
  3. Relaciones de pareja
  4. Familia Real

El sábado 22 de mayo de 2004, un diluvio caía sobre la capital y empapaba la boda real entre Felipe de Borbón y Doña Letizia. Visto hoy, esta ceremonia regia y deslucida marcaría el devenir de la pareja. Los truenos que cayeron sobre la Almudena tras el ‘sí, quiero’, la lluvia que impidió el paseíllo de invitados y de los propios novios que tuvieron que conformarse con un recorrido a bordo de un Roll Royce.

Doña Letizia y su padre en el Rolls Royce el día de la lluviosa boda

Doña Letizia y su padre en el Rolls Royce el día de la lluviosa boda

Doña Letizia tenía fiebre consecuencia de una infección de garganta, la carpa dónde se celebró el convite en el patio del Palacio Real casi se desploma por la fuerte lluvia y hasta saltaron las alarmas aéreas a primera hora de la tarde. La lucha por la privacidad de los recién casados comenzó veinticuatro horas después del enlace. Casa Real guardó silencio absoluto sobre la luna de miel. A parte de que comenzó el 23 de mayo con un periplo por España (Cuenca, Teruel, Zaragoza, Navarra y País Vasco), y del viaje a Jordania, donde asistieron a la boda del Heredero al Trono y visitaron la legendaria Petra, poco más se supo. Sin embargo si se quiso precisar cuál iba a ser la función de Doña Letizia a partir de ese instante; “acompañar “a Don Felipe. También este confesó públicamente su felicidad por haberse casado con la mujer que amaba.

Don Felipe y Doña Letizia de luna de miel en Jordania

Don Felipe y Doña Letizia de luna de miel en Jordania

Comenzó entonces una carrera de fondo, sobre todo de Doña Letizia por aprender a ser Princesa ayudada por su esposo. La felicidad invadía a la pareja en su primer aniversario de boda: Leonor, su primera hija estaba en camino. La infanta Leonor (hoy Princesa de Asturias) venía al mundo el 31 de octubre de 2005 en la clínica Ruber de Madrid. Quedan para la memoria, la imagen del Príncipe dando una rueda de prensa junto al doctor Luis Ignacio Recasens minutos antes de las seis de la mañana para pormenorizar los detalles del parto. “Esto es lo más bonito que le puede ocurrir a alguien en la vida", comenzó Felipe su discurso, emocionado y con una sonrisa dibujada en el rostro.

El Príncipe Felipe feliz anunciando el nacimiento de Doña Leonor

El Príncipe Felipe feliz anunciando el nacimiento de Doña Leonor

La feliz pareja presenta a su hija Leonor a la prensa

La feliz pareja presenta a su hija Leonor a la prensa

Dos años más tarde, el 29 de abril de 2007, nacería la segunda hija del matrimonio, Sofía. Se repetía la misma imagen, en esta ocasión con su hermana Leonor como testigo.

Los Príncipes de Asturias y Leonor presentan a su segunda hija Sofía

Los Príncipes de Asturias y Leonor presentan a su segunda hija Sofía

Durante estos años, la prioridad de Doña Letizia han sido sus hijas, su educación e intentar que crezcan en un ambiente lo más alejado del protocolo real posible. Aun así, las niñas se han convertido en protagonistas sin quererlo, de los actos oficiales a los que han acudido. Por ejemplo, cuando la Selección Española ganó el Mundial de 2010, ambas conquistaron a todos los presentes durante la recepción real con su espontaneidad.

Leonor y Sofía muy espontáneas en el recepción de la Selección Española tras ganar el Mundial en 2010

Leonor y Sofía muy espontáneas en el recepción de la Selección Española tras ganar el Mundial en 2010

Esta ha ido desapareciendo con los años y con la estricta mirada de su madre, que las guía durante sus apariciones públicas para que actúen con profesionalidad real y no con naturalidad.

Doña Letizia siempre pendiente de Leonor y Sofía

Doña Letizia siempre pendiente de Leonor y Sofía

Que el matrimonio tiene caracteres opuestos, es más que evidente. Don Felipe representa la calma y la reflexión, mientras que Doña Letizia es espontánea y más nerviosa. Hay quienes defienden que la disparidad de orígenes y personalidades, ha hecho de ellos un tandem profesional perfecto. Los detractores, critican cada uno de sus pasos y ven en cada gesto de la entonces Princesa y ahora Reina, una amenaza constante para la institución monárquica.

Lo cierto es que esta ha tambaleado en algunas ocasiones a lo largo de estos doce años de matrimonio. En 2012 comienzan a circular fuertes rumores que apuntan a una crisis matrimonial. La prensa empieza a perseguir y especular sobre las continuas salidas de Doña Letizia en solitario y con amigas. Conciertos de músicas, cenas y cañas en Malasaña, vacaciones en solitario, etc… Algo impropio de una Reina, o al menos algo que su antecesora Doña Sofía, jamás había hecho o al menos nunca ha trascendido. Un año más tarde, en marzo de 2013, los problemas de la Familia Real, -el caso Noós con Urdangarín, Corinna y el Rey -, son el origen de una crisis matrimonial que se intentó esconder.

Doña Letizia disfrutando de un concierto con amigas

Doña Letizia disfrutando de un concierto con amigas

Corren rumores de que en Zarzuela los abogados llegaron a valorar un posible divorcio. Algo a lo que Doña Letizia jamás accedería, ya que perdería la custodia de sus hijas. Ese invierno los rumores sobre el estado del matrimonio vuelven a tomar fuerza en enero de 2014 cuando Zarzuela, sale al paso asegurando que en la relación de la pareja "sólo hay altibajos", los "normales" al llegar a los 10 años de casados. Tanto su marido como el equipo de Palacio intentaron hacerla entrar en razón y parece que esta mejoró su actitud. Se habla de un 'pacto profesional' y un giro de guion provocado por la propia futura Reina al verse como consorte tras el anuncio oficial de la abdicación de su suegro en junio de 2014. Uno días más tarde, el 19 de junio, se la vio más feliz que nunca durante los actos de proclamación de su marido, Felipe VI, como Rey.

Uno de los días más felices ha sido el de la proclamación de su marido, Felipe VI

Uno de los días más felices ha sido el de la proclamación de su marido, Felipe VI

Pero no duró mucho. Este pasado verano, tras cumplir un año en el trono, pasó unos días en Marivent y huyó con sus hijas a Estambul dejando a su marido sólo en Palma de Mallorca. Este desplante provocó una crisis institucional sin precedentes con el consecuente castigo de la prensa que especuló durante meses con esta huida e incluso hubo muchos que la 'crucificaron' informativamente.

Tras este beso en el puerto de Palma de Mallorca, la Reina desapareció con sus hijas

Tras este beso en el puerto de Palma de Mallorca, la Reina desapareció con sus hijas

La monarquía de Felipe y Letizia es pequeña, familiar e intenta ser moderna y transparente. De momento parece que aprueba, aunque la Reina sea menos popular y querida por el pueblo. Sólo se la ve feliz cuando va al cine con su marido o tiene un acto cultural.

La Reina es feliz yendo al cine con su marido

La Reina es feliz yendo al cine con su marido

En el resto de funciones suele esforzarse, aunque su carácter contrariado y distante no consigue pasar desapercibido para los presentes. Esta misma semana en la visita oficial a Castilla- La Mancha aseguran periodistas presentes que "ha tenido momentos".

Esta semana en la visita oficial a Castilla-La Mancha se ha mostrado distante con el Rey

Esta semana en la visita oficial a Castilla-La Mancha se ha mostrado distante con el Rey

Sin embargo, ese mismo día la revista ¡Hola¡ publicaba unas fotos 'robadas' de la monarca en el rodaje de la película La reina de España. Allí se la podía ver sonriente y feliz departiendo con la actriz Penelopé Cruz, la joven chica de Alcobendas que conquistó Hollywood.

La Reina visitando en el rodaje a Penelopé Cruz y el resto del reparto

La Reina visitando en el rodaje a Penelopé Cruz y el resto del reparto

Hagan lo que hagan este domingo para celebrar su duodécimo aniversario, lo que más trascenderá es lo que la Reina lleva puesto y no lo que hace, si es que esto trasciende. Su eterna lucha desde el primer día es tener vida privada. Pero quizás lo que el pueblo espera en un día tan señalado para la familia Real y para el deporte español es verla en el palco de honor del Vicente Calderón, disfrutando junto a su marido y sus hijas de la final de la Copa del Rey, que disputarán el Barcelona y el Sevilla. El pueblo estará viendo el fútbol y si la Reina quiere su cariño, no basta con selfies, debe mezclarse con él.

Doña Letizia fue muy aclamada cuando asistió a un partido de la Eurocopa junto a su marido

Doña Letizia fue muy aclamada cuando asistió a un partido de la Eurocopa junto a su marido