Automoción

El Tesla 'chivato' que te dice si un choque es culpa tuya

Un conductor del modelo XSUV se chocó contra un edificio y lo achacó a un súbito aceleramiento del automóvil. Pero los datos de la compañía contradijeron su versión. 

El Tesla 'chivato' que te dice si un choque es culpa tuya

El Tesla 'chivato' que te dice si un choque es culpa tuya

  1. Empresas tecnológicas
  2. Automoción
  3. Tesla Motors
  4. Coche eléctrico

Si un conductor comente una imprudencia, su coche resulta dañado y no ha habido testigos, la tentación de mentir es fuerte, aunque sea a la compañía de seguros. A partir de ahora, sin embargo, puede que esto no sea tan fácil, al menos con los coches Tesla, chivatos involuntarios de los deslices de sus conductores. Porque, donde esté Elon Musk, ¿a quién le importa la lealtad a su dueño?. 

El asunto ha salido a la luz tras la denuncia del propietario de un flamante Tesla modelo X SUV, Puzant Ozbag, que denunció a la empresa por un incidente sufrido mientras su mujer conducía el vehículo, adquirido sólo cinco días antes del incidente.

El dueño contó a la revista Computerworld que su esposa había chocado contra la pared de un centro comercial de su localidad de residencia, Irvine (California). El problema es que, según Ozbag, la culpa no había sido de ella: el coche -que no estaba en modo automático- había acelerado súbitamente hasta la máxima velocidad, lo que había provocado el accidente. 

Los datos le contradicen

El propietaria añadió más datos que hacían aún más verídica su declaración: "Mi mujer tiene 45 años y tiene el carné desde hace 30 años sin una sola infracción. No es como si fuera una viejecita de 90 que va a apretar el pedal de gas en vez del freno. Además, ha ido a ese centro comercial millones de veces, está a dos kilómetros de casa". 

Con lo que no contaban ni Ozbag ni su mujer es que un testigo, ni más ni menos que el propio vehículo, iba a contradecir su versión; en un comunicado de prensa enviado a The Verge, Tesla lo ha dejado claro: "Los datos demuestran que el vehículo iba a 10 kilómetros por hora cuando el pedal del acelerador se pisó de forma abrupta al 100%". "Consistentemente con la acción del conductor, el vehículo aceleró como se le dijo que hiciera". 

La compañía añadió que el coche estaba totalmente en modo manual y que no se estaba utilizando el piloto automático ni el control crucero ni en ese momento ni minutos antes. En otras palabras, explican en la revista, en lugar de pisar el freno, la conductora pisó el acelerador al máximo, lo que causó el accidente.