Carta abierta al Ministro de Educación

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo/Luca Piergiovanni/EFE

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo/Luca Piergiovanni/EFE

Por Ángel Ramos Laguna

Estimado Sr. Méndez de Vigo:

Dicen que el futuro de un país depende en gran medida de su educación. Si esto es así, tristemente, a España no le augura un buen futuro.

Mi hermano tiene 17 años y se encuentra cursando 1º de Bachillerato en un colegio de Zaragoza. Como usted sabrá, en la Comunidad Autónoma de Aragón gobierna el Sr. Lambán (PSOE), apoyado por Podemos. Como usted también sabrá, principalmente porque su Ministerio fue el que lo autorizó, en determinadas regiones de España (aquellas con signo político distinto al Gobierno central) no se aplica la nueva ley educativa porque ustedes concedieron un plazo de un año de inaplicación.

No tengo nada en contra de la LOMCE, de hecho, como universitario que soy, creo que es necesario un cambio en la educación en nuestro país. El problema es el complejo moral de la derecha por el cual sólo la izquierda puede legislar en materia de educación. Que un Gobierno de España, con mayoría absoluta, no sea capaz de hacer cumplir la ley en todo el territorio es para hacérselo mirar.

Como le decía, mi hermano se encuentra ante una de las decisiones más importantes de su vida: elegir su futuro. En cualquier otro país mínimamente desarrollado, en el que habría un Pacto de Estado en materia de Educación, mi hermano sabría desde hace tiempo si tiene que hacer Selectividad, Reválida o cualquier otro procedimiento.

El artículo 14 de la Constitución española establece que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.Un alumno de 1º de Bachillerato de la Comunidad de Madrid y uno de Aragón no son iguales ante la ley, pues en la primera región se aplica la LOMCE y en la segunda no.

Por lo tanto, lo que se está produciendo en este país, además de ser algo vergonzoso, es actuar de forma contraria a la Constitución. Se está discriminando a los estudiantes en función del lugar en el que viven.

Sr. Ministro, sé que usted no ha sido el máximo responsable de Educación desde el principio de la legislatura, pero el Sr. Wert, a quien debería transmitir mi queja, ha sido premiado por su gran labor y por su excelente aplicación de la LOMCE con el cargo de Embajador de España ante la OCDE.

Espero que, ya sea desde el futuro Gobierno de España o desde la oposición, la próxima Ley Educativa sea un Pacto de Estado, en el que estén incluidos todos y no sea cambiada cada cuatro años.

Muchas gracias por su atención.