A favor de la filosofía sistemática española y contra la filosofía a lo Onfray

Por Manuel Asur

He leído un artículo en EL ESPAÑOL, publicado hace pocos días, sobre el filósofo francés Michel Onfray. En los entrecomillados aparecen frases provocativas como estas: "La gran perversión de la filosofía es la filosofía occidental..", "es una enfermedad haber dejado de ser empírico", "hay que volver a la filosofía real, para hacer una filosofía popular, para la gente de la calle", "parto de Platón y Sócrates como una pareja demoniaca..", y para criticar a Freud acude a un pastiche demagógico: "nunca he tenido ganas de acostarme con mi madre, ni matar a mi padre"

Yo he leído algún libro de Onfray. Su filosofía es desordenada, carece de una teoría del conocimiento explícita y sobre todo, de sistema. Y sin sistema, fundamental para un mínimo rigor, cualquier exposición filosófica es superficial, mundanal, tal vez alegre, bonita, ingeniosa, muy "guay", mas pura filfa pedante y confusa, destinada a encandilar de manera indecente a unos ojos ingenuos.

En España se ha escrito y aún se escribe, la mejor filosofía europea del siglo XX. ¿Por qué? Porque es sistemática. Comenzó con Ortega y Gasset, aunque solo nos haya dejado los fundamentos del Raciovitalismo, le sigue Gustavo Bueno Martínez con su Materialismo Filosófico al que no acaban de hacerle justicia. Después, Eugenio Trías, la Razón fronteriza o Filosofía del límite, prosa genial, mano artesana propia de un esteta, de un artista, y últimamente: Manuel Ángel Fernández Lorenzo, La filosofía de la mano, principios filosóficos del pensamiento hábil, del yo al cuerpo. Fernández Lorenzo parte de Fichte y de las habilidades corporales, desarrolladas, en sus fundamentos científicos-psicológicos, por Jean Piaget.

En la última centuria, se ha desarrollado en España una filosofía sistemática que algunos papanatas nacionales se han empeñado en disminuir. Esto tiene que cambiar. Va a cambiar, sobre todo, cuando un periodismo valeroso y libre, como el que acaba de emprender EL ESPAÑOL, se multiplique y penetre hasta la médula de nuestro ser nacional y la inmumice contra la leucemia totalitaria de los gobiernos excesivos y corruptos.

Ahora permítanme una defensa del sistema tan denostado por las filosofías "a lo Onfray".

Para entrar en si mismo / alguien un libro escribió / pero encontró un abismo / dentro de su corazón.

Salió a la calle a vivir / pero al vivir observó, /aquello que no leyó / y le faltaba escribir.

Entonces, lo escribió.

Después se puso a leer / dentro de sí lo escrito /y halló de nuevo el maldito / abismo de su corazón.

No busques nunca escritor / nada tan dentro y así /te libre el sistema de ti: / los Diálogos de Platón.