Las noticias no mueren... se silencian interesadamente

Por Ángel Alonso Pachón

Sr. Director,

¿Finalizaron los conflictos interraciales? ¿Desapareció el EI, yihadista suní? ¿Se fue el ébola? ¿Se acabó el secuestro de niñas en Nigeria? ¿Dónde están los cristianos perseguidos? ¿Dónde están los niños de la guerra? ¿Dónde la hambruna de África? ¿Dónde los niños obreros sin años? ¿Dónde los refugiados de Siria? Dónde… Dónde… Dónde…

Estas realidades las vamos silenciado por falta de rentabilidad.

Lloremos todos, cristianos, musulmanes, judíos, los de izquierdas, los de derechas, comunistas o capitalistas; lloremos todos por nuestros silencios interesados y pidamos perdón al hambre, a la enfermedad, a la pobreza, a los perseguidos, a los degollados, a los secuestrados, a los niños sin futuro, a todos porque nos hemos acostumbrados a silenciar el mundo.

El poderío de las grandes potencias ya no es el bisturí protector de la dignidad del hombre libre sino el defensor de las áreas estratégicas para sus economías.La ética no es rentable a no ser que "pague su cupo" en el noticiero nacional e internacional.