CARRERA HACIA LAS GENERALES

Compromís y la apuesta por ir o no ir con Podemos al 20-D

La gran sorpresa en la Comunidad Valenciana en las pasadas elecciones se debate entre poder constituirse como una fuerza de primer orden en el Congreso o mantener su identidad. 

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, durante la rueda de prensa tras un Pleno del Consell.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, durante la rueda de prensa tras un Pleno del Consell. Efe

  1. Compromís
  2. Partidos políticos
  3. Política
  4. Valencia
  5. Mónica Oltra
  6. Podemos
  7. Pablo Iglesias
  8. Movimientos sociales
  9. Elecciones

La coalición Compromís, que en las pasadas elecciones locales y autonómicas dio la gran sorpresa en la Comunidad Valenciana al pasar de 6 a 19 escaños (del 7 al 18,19% de los votos), tiene ante sí una trascendental decisión: la de resolver si acudir a las Elecciones Generales del 20-D en una alianza con Podemos abierta a otras formaciones como la de Esquerra Unida (que se quedó fuera del Parlamento valenciano) o hacerlo sola. En juego está el poder constituirse como una fuerza de primer orden en el Congreso (y ser decisivos para un cambio de Gobierno) o mantener intacta su voz estrictamente valenciana. Estas son las posiciones entre partidarios y detractores del pacto.

Compromis logró tras las pasadas autonómicas entrar en el gobierno de la Generalitat en un pacto con el PSPV-PSOE (y Podemos, que se quedó fuera). La coalición está integrada por cuatro formaciones: Bloc Nacionalista Valencià (que lidera el presidente de las Cortes, Enric Morera, y es la mayoritaria en la coalición), Iniciativa (con la vicepresidenta Mónica Oltra a la cabeza), Gent de Compromís (independientes, entre los que está el alcalde de Valencia, Joan Ribó) y Els Verds (los más minoritarios). Desde el Bloc y Gent abogan por el ‘no’ a ir con la formación de Pablo Iglesias. Iniciativa y Els Verds optan por el sí. ¿Sus razones?

Hacer real el cambio político

La vicepresidenta y portavoz de la Generalitat, Mónica Oltra, sostiene que lo fundamental es el cambio político y esto solo se lograría con una “única oferta” electoral. “Una única oferta de partidos que, obviamente tienen diferencias, pero que haga que la gente no tenga que elegir entre opciones parecidas”, explica. Para Oltra, la confluencia haría que las fuerzas se dispararan de tal forma que incluso se pudiera optar por tener un grupo parlamentario propio (para lo que se necesita el 15% de los votos). Compromís y Podemos sumaron 732.250 votos –el 29%- en las pasadas Autonómicas. Hablan de la alianza como la candidatura del millón de votos. El objetivo sería “lograr más diputados y visibilizar un territorio que ha decidido que no quiere que sus ciudadanos sean de segunda”, apunta en relación a la principal demanda, la de modificar el sistema de financiación. Pero Compromís es consciente de que los valencianos no votan lo mismo en unas elecciones autonómicas que generales. En 2011, por ejemplo, obtuvo un 7% de los sufragios en los comicios a la Generalitat pero un 4,8% en la candidatura para Madrid.

Oltra no ve inconvenientes en el acuerdo pero otros miembros de esta formación, también favorables al pacto, citan uno “muy claro”. “La posibilidad de perder el valencianismo y supeditarse a una voz nacional”, dice uno de ellos. Aun así quieren asumir el riesgo porque “vale la pena”. También opinan así desde Els Verds. Su coportavoz y secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Alvaro, opina que “el mejor servicio es ser lo más fuertes posibles en Madrid”. Y esto, apunta, solo puede ser con Podemos.

No depender de ningún partido estatal

En el lado opuesto están Bloc y los independientes de Gent. Desde el Bloc, su líder, Enric Morera, ya manifestó su deseo de que Compromís no se subordinara a ningún partido estatal. Así se decidió en un referéndum donde un 74% de la militancia dijo no a la confluencia en una votación con una participación del 51%. El motivo para el ‘no’. Desde esta formación se remiten a sus orígenes valencianos. “Concurrir junto a un partido estatal sería incurrir en contradicción”, explican. Además, valoran más ser menos diputados dentro del grupo mixto y defender sus posturas sin perder identidad, que tener más representantes o incluso grupo parlamentario y diluir su voz. “Creo que ya solo el trabajo de Joan Baldoví dentro del grupo mixto es bastante reseñable. Si ahora obtenemos dos o tres diputados será más, aun estando en el grupo mixto, es mejor que estando en un grupo con una formación estatal”, recalca otro miembro del Bloc. Tampoco desde la última ‘pata’ (Gent) están por la labor. El 60% de su militancia también ha dicho ‘no’.

¿Qué opinan desde Podemos? El secretario general en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, sostiene que juntos existen “muchas opciones” para romper la tendencia del bipartidismo en Madrid. “Si Compromís se ha identificado aquí como fuerza fundamental para el cambio político aquí, sin duda Podemos lo será en Generales”, puntualiza. Los últimos sondeos reflejan una caída con respecto a las elecciones de mayo.

La ejecutiva de Compromís ha fijado el día 20 de este mes para tomar una decisión en la que muchos, también desde Iniciativa, ven difícil la candidatura conjunta después de que la parte mayoritaria (Bloc) se haya mostrado en contra. La única salida sería llegar a ese día con un documento que concretara cómo se formularía esta alianza y que implicase un replanteamiento dentro de los partidarios al no. El día 6 de noviembre es el límite para tomar una decisión.