Tecnología

Una armadura capaz de multiplicar tu fuerza

Noticias relacionadas

En el cómic de Marvel Ironman el protagonista no tiene ningún superpoder, y sin embargo a lo largo de sus aventuras es capaz de combatir el mal usando una armadura que él mismo ha creado y que le permite entre otras cosas multiplicar su fuerza y agilidad.

Actualmente la NASA está desarrollando diferentes prototipos de robots capaces de efectuar tareas que permitan sustituir a los humanos en el espacio. Pero uno de los prototipos más populares, el X1, no está diseñado para sustituir a un astronauta humano, de hecho ni tiene forma humana: es un exoesqueleto robótico.

Un exoesqueleto es un tipo de robot que podemos ponernos como si fuera un traje, con lo cual podemos programarlo para que se mueva y nos moverá a nosotros permitiéndonos tener nuevas capacidades. Ya se habían intentado crear otros prototipos de exoesqueletos robóticos, pero eran demasiado pesados, difíciles de poner o incómodos. El prototipo X1 es similar a un pantalón y es capaz de controlar y manipular el movimiento de nuestras piernas, aumentando su fuerza.

Esta capacidad hace que sea útil en varios campos de la ciencia. En un futuro no tan lejano podremos visitar planetas con gravedad diferente a la del nuestro, y este robot ayudaría a los astronautas a caminar. En planetas con una gravedad muy fuerte permitiría al astronauta andar con comodidad y en planetas con gravedad débil permitiría desplazarse largas distancias mediante potentes saltos.

Pero también existe un uso más cercano: hacer ejercicio. Nuestro cuerpo no está acostumbrado a la gravedad cero, por lo que los astronautas en el espacio pierden masa muscular con facilidad. El X1 serviría como un aparato de musculación configurado para ejercer resistencia si tratas de mover las piernas, con la ventaja de que es más pequeño y ligero que un aparato de gimnasio, llevándolo siempre puesto. Además el robot podría enviar los datos de fuerza de los astronautas a la Tierra para controlar su estado físico.

Aunque la función más relevante no está dentro de la exploración espacial, sino en medicina. Si el X1 tiene la capacidad de mover nuestras piernas sin nuestro permiso, ¿no es posible usarlas para que una persona parapléjica pueda darse un paseo? La respuesta es que sí, ya se está trabajando para que el X1 sea capaz de realizar actividades cotidianas, como subir escaleras o correr, lo que podría ayudar a miles de pacientes en silla de ruedas.

Gracias a este avance, en un futuro podría ser posible que sustituyésemos la silla de ruedas o la cama por una armadura que permita el movimiento. Que aprenda Ironman.

Fuentes | NASA