Jaguar

Jaguar Future E-Type, listo para ser compartido

Hace unos días, Smart y car2go presentaban su idea de futuro para el coche compartido. La firma del Grupo Daimler mostraba un vehículo continuista en cuanto a dimensiones y forma respecto al Smart fortwo actual, pero con una salvedad, se trataba de un automóvil de Nivel 5 de autonomía, o lo que es lo mismo, que no ofrece a los ocupantes la opción de conducirlo. Ahora es Jaguar la que ofrece su propia visión, en este caso apostando también por un nuevo vehículo conceptual autónomo destinado al carsharing.

Sin embargo, el fabricante británico se aleja ligeramente del camino de Smart, permitiendo que su nuevo Jaguar E-Type Zero, un Concept Car con marcado diseño futurista, también pueda ser conducido. La peculiaridad de este sistema de coche compartido es que no llevará el formato tradicional en el que cualquier usuario que así lo desee y cuente con permiso de conducción vigente puede contratarlo. En este caso deberás formar parte del club de propietarios de Jaguar, el cual te permitirá acceder cada vez que lo precises a una de las unidades del E-Type Zero.

jaguar-future-type- (2)

jaguar-future-type- (2)

La nota curiosa de esta tecnología es que la clave será precisamente el volante. Bautizado como Sayer, en honor al diseñador del Jaguar E-Type, Malcolm Sayer, esta pieza de aspecto metálico hará las veces no sólo de volante en caso de que el conductor quiera manejar el coche, sino que también le servirá como herramienta para solicitar tu unidad dentro del sistema. Cada miembro de esta comunidad de carsharing dispondrá de su propio volante, el cual presenta también un diseño compacto y tecnológico, que lo hace incluso poder ser confundido con un elemento decorativo más de los hogares del futuro.

En cuanto al vehículo, se presenta un automóvil eléctrico, con un habitáculo dispuesto en configuración 2+1, con dos asientos enfrentados para poder charlar con otro ocupante. Jaguar ha dejado de lado su imagen clásica para adelantarse al devenir del sector. Un lugar en el que convivirán coche autónomos y tripulados, así como vehículos en propiedad y compartidos, todo ello bajo una gran nube en la que se compartirán los datos del estado de las carreteras y la disponibilidad de vehículos o plazas libres en otros coches.