Ford

La variante Active del nuevo Ford Fiesta es la primera de una nueva familia campera

El nuevo Ford Fiesta se ha estrenado estos días de forma oficial, con un estilo completamente nuevo y una completa gama de acabados entre los que destacan dos inéditos hasta la fecha, el Vignale, con un enfoque claramente elegante y lujoso, y el Active, destinado a un uso más recreacional y polivalente. 

El Fiesta Active se distingue de sus hermanos de gama gracias a un completo pack estético que incluye paragolpes específicos, llantas de aleación con un diseño exclusivo para ésta versión, barras longitudinales en el techo y colores únicos para la carrocería. En el interior destaca la tapicería, que sólo está disponible en este acabado. 

Además, el Fiesta Active disfruta de una suspensión específica 15 mm más alta que la de cualquier otro Fiesta, lo que le permite adentrarse con mayor seguridad en zonas pedregosas y arenosas. No equipa tracción total, ya que este acabado es meramente estético. 

Sin embargo, el acabado Active del Fiesta no se quedará aquí, ya que Ford utilizará esta combinación para otros modelos, por lo que se espera que más Ford como el Focus o el próximo C-Max disfruten de esta estética específicamente pensada para disfrutar en familia de un día de aventuras. 

Este tipo de decoración se ha convertido en una tendencia claramente al alza, ya que además de Ford, hay más marcas que también han optado por este tipo de acabados, como Volvo con el S60 Cross Country que, por otra parte, no ha cumplido con las expectativas de ventas. 

Volkswagen también ofrece el CrossUp! y el CrossPolo, aunque es evidente que este tipo de acabados copan porcentajes muy bajos del total de ventas de nu modelo. No obstante, las marcas se afanan en intentar conquistar al público ofreciendo un acabado y un vehículo para cada necesidad.