Coches

Sono Sino, el eléctrico que pretende una revolución con la ayuda del sol

Iván Fernández

Híbrido, pila de hidrogeno, recuperadores de energía, baterías con 500 kilómetros de autonomía, híbridos enchufables. Todo ello son términos que se han ido aprendiendo durante los últimos años como resultado de la evolución de la que está siendo protagonista el automóvil. Con el diésel perdiendo peso en la estrategia comercial de algunos fabricantes y con determinados países poniéndose ambiciosas fechas para el cese de la comercialización de vehículos de combustión interna, es el momento perfecto para que todas esas marcas emprendedoras de pequeño tamaño apuesten por la que puede ser la tecnología definitiva del futuro.

La falta de infraestructuras sigue permitiendo ver a los híbridos como la mejor solución a corto medio plazo, aunque en muchos casos sea el precio lo que causa cierto rechazo al comprador. Mientras los eléctricos puros ganan en autonomía y la pila de combustible viaja más allá del país del sol naciente, una startup alemana ha apostado por un concepto innovador. Lo que podríamos llamar un eléctrico con alma de híbrido que utiliza los rayos del sol como combustible de apoyo.

Ideada por Sono Motors, el concepto mostrado por los germanos en su primer prototipo, bautizado con el nombre de Sino, es el de un vehículo destinado especialmente a su uso urbano que únicamente se alimenta por electricidad, pero que además es capaz de generar más energía más allá de posibles KERS o recuperados de energía cinética. En este caso en particular, aprovecha la instalación de 330 placas fotovoltaicas a lo largo de la carrocería del vehículo para poder aumentar su autonomía en 30 kilómetros extra que se deben sumar a los 250 km que ya se pueden realizar gracias a las baterías que lleva incorporadas. La ventaja, es que con un uso 100% urbano, es incluso posible no tener que hacer ningún tipo de recarga para circular en un uso diario como vehículo para acudir al trabajo. El sistema patentado por ellos mismos, denominado vi Sono, permite recoger la energía de los rayos solares y almacenarla en las baterías.

El motor que incorpora genera una potencia de 80 kW o unos 109 CV para un peso de unos 1.400 kg, e incluso se ha decidido incorporar con una bola de remolque confiando en que será capaz de remolcar hasta 750 kilógramos. Entre el resto de su equipamiento incluirá aire acondicionado, control de tracción y de estabilidad, sistema de info-entretenimiento con pantalla de 10 pulgadas, instrumentación digital, alarma, techo panorámico de cristal o llantas de aleación.

El coche ha superado la fase de desarrollo y se espera que comience su producción en los próximos meses (una vez que se hayan alcanzado 5.000 reservas), con la fecha en mente de entrega de las primeras unidades durante el 2019. Aun así, las reservas ya están abiertas para todo aquel que se quiera hacer con el que ha sido denominado por algunos como el primer coche eléctrico que recibe energía del sol. El precio base es de 16.000 euros teniendo en cuenta de que tendría que considerarse el precio de las baterías a parte ya que todavía se está buscando el proveedor con mejor relación calidad-precio. Aun así, al igual que otros vehículos 100% eléctricos como el Renault ZOE, se espera que esté disponible un servicio de alquiler de batería.

Su plan de reservas es cuanto menos que curioso, muy parecido al que utilizan en la actualidad algunas desarrolladoras del mundo de los videojuegos que pretenden recaudar fondos para continuar cierto proyecto. Aquellos que aporten 500 euros en un pago de reserva, tendrán un 2% de descuento sobre el precio final, mientras que los que desembolsen hasta 14.720 euros, recibirán un 8% de significativo ahorro.