Diferenciar una corrección de un mercado bajista

Diferenciar una corrección de un mercado bajista

La tribuna

Diferenciar una corrección de un mercado bajista

23 mayo, 2022 02:36

Cuando miramos hacia atrás en períodos similares en los que el mercado de valores se comporta claramente a la baja, la pregunta que hay que hacerse es ¿estamos ante una "corrección" o ante un "mercado bajista"?

La acepción común es que un mercado corrige cuando las caídas son entre el 10% y el 20%, y que, sobrepasado este último punto, el mercado pasa a fase bajista. Sin embargo, ajustando estos movimientos a un ciclo económico en el que el mercado corrige por un doble frente -valoraciones y crecimiento- quizás conviene apurar algo más la diferenciación entre ambos.

Una corrección generalmente implica una reducción en el índice de referencia de entre un 10% y 20%, y un múltiplo de ese porcentaje de 1,5 veces a 2 veces para los índices más volátiles como el Nasdaq Composite y los índices de menor capitalización (Russell). En promedio, teniendo en cuenta las 26 fases que se han dado lugar desde 1928 en EEUU, la duración media de una corrección no es tan alta como se tiende a pensar. Estamos hablando de 289 días, o lo que es lo mismo, algo menos de diez meses.

Un mercado corrige cuando las caídas son entre el 10% y el 20%, y que, sobrepasado este último punto, el mercado pasa a fase bajista

En lo que llevamos de 2022, el S&P 500 ha bajado un 18,1%, el Nasdaq ha bajado un 27,9% y el Dow Jones Industrial un 14%. Se puede afirmar sin temor a dudas que estamos de lleno en un mercado en fase correctiva con el Nasdaq, que no olvidemos lo conforman 100 compañías y que representa solo a una parte del mercado y no a su totalidad, en bear market.

Identificada la tendencia hay que mirar el punto más bajo. Por lo general, ese mínimo se encuentra de manera violenta lo que significa que hay que vivir con una volatilidad cada vez más acusada. Con el índice VIX por encima de su media de 50 y 200 sesiones (29 puntos con datos del viernes), se puede afirmar que esa variabilidad de los precios también es un hecho. Conviene recordar que a veces pasamos años sin ese tipo de movimiento en los principales índices. Sin embargo, durante la fase previa a tocar fondo de una corrección, es posible ver sesiones de +/-4% con relativa frecuencia.

Después de que el mercado toca fondo se estabiliza y comienza a subir a menudo con algunos contratiempos bastante violentos que llevan a los inversores a un modo de negación de la realidad y de pesimismo. A pesar de ello, pasado el fondo, el mercado sube y la mayoría de las veces se recupera a los máximos anteriores dentro de unos 6 a 18 meses.

Ahora bien, ¿cómo diferenciar entre una corrección y un mercado bajista?

Un mercado bajista generalmente ve una reducción que es al menos el doble o más de lo que ve en una corrección. El S&P 500 puede caer hasta un 50%, y los índices más volátiles pueden bajar hasta un 70%. Esto también ocurre durante un período prolongado de tiempo, generalmente de 18 a 24 meses.

Finalmente, el período de recuperación a los máximos anteriores puede ser largo oscilando entre tres y 10 años.

El S&P 500 puede caer hasta un 50%, y los índices más volátiles pueden bajar hasta un 70%

No hace falta decir que los mercados bajistas son malos. Son períodos en los que la preservación de su capital tiene mucha más prioridad pues además tienden a darse fenómenos asociados con la inflación (o deflación) y con tasas elevadas de paro.

Entonces, ¿en cuál estamos ahora?

Partiendo del hecho de que es difícil decirlo con certeza, la diferencia entre los dos es lo que sucede en la economía. Las correcciones suelen ocurrir durante períodos de cambio en el entorno económico. Esto refleja lo que está sucediendo ahora, a medida que pasamos de un período de inyecciones de liquidez monetaria a un período de retiros de liquidez. También suelen acompañar a desaceleraciones en la economía o períodos que, por la razón que sea, tienen mucha menos visibilidad económica, igualmente como lo que estamos viendo hoy.

Los mercados bajistas siempre ocurren durante las recesiones económicas. Lo cierto es que mientras el mercado hoy corrige la economía crece y genera empleo, motivo por el cual es difícil afirmar con certeza el tipo de mercado al que nos dirigimos o estamos.

Para entender ese cambio en el crecimiento una forma es mirar lo que piensa el consenso. Según Bloomberg, la probabilidad de recesión de los Estados Unidos es del 30%, que sin ser alto sí se ha elevado sustancialmente en un período de tiempo muy corto.

La probabilidad de recesión de los Estados Unidos es del 30%

Además, tiene sentido que se acelere a la vista del contexto de muy alta inflación y las tensiones geopolíticas que Rusia, y silenciosamente China, siguen generando.

Una forma de entenderlo es ajustando la fase a los movimientos de los tipos de interés. Durante un largo período después de la crisis financiera mundial, la Fed mantuvo las tasas cerca del 0%. Pero en diciembre de 2015 las subió por primera vez en más de media década. Es evidente que al mercado de valores no le gustó nada y las bolsas recogieron ese cambio en la política monetaria con bajadas. En el caso del S&P cayendo un 12% y el Nasdaq un 18%. Bastante parecido a la situación actual hay que decir.

Lo que pasó en 2016 fue que los índices no solo se recuperaron en un plazo de seis a nueve meses, sino que también subieron un 30% en los años siguientes. Esto sucedió cuando la Fed elevó la tasa objetivo al 2,5%, que también son las expectativas actuales para las tasas.

Esto no significa que sea exactamente lo que va a pasar esta vez, porque cada situación es diferente. Pero, como solemos decir, la historia no se repite pero muchas veces rima.

Ahora en portada

Juan Ignacio Crespo

La prueba de fuego de las criptomonedas

Anterior
Montaje sobre SAREB en el que aparece la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, y el presidente de la entidad,  Javier Torres.

La Sareb presentará nuevo plan estratégico antes del verano con la idea de impulsar el carácter social de la cartera

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2022 El León de El Español Publicaciones S.A.