El 100% de las viviendas de obra nueva están vendidas en el momento que se entregan al cliente. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por Savills Aguirre Newman. Que esto sea así se debe a una serie de factores.

Noticias relacionadas

Uno de ellos es que, en un número muy elevado, este tipo de proyectos se dirigen a la clase media y media-alta. Según la consultora inmobiliaria, este rango dispone de una mejor situación económica, a la par que una visión más positiva sobre su futuro económico.

Otro de los factores determinantes a que se dé esta situación es que el desembolso del pago inicial es progresivo durante el proceso de construcción. Por este motivo, y según Savills Aguirre Newman, lo hace más asumible frente a las viviendas de segunda mano. Y hay un tercer factor: el precio de venta de estas viviendas se mantiene a un nivel razonable para los compradores.

Obra nueva

A lo largo de 2020-2021, la obra nueva se ha recuperado. Incluso su crecimiento se ha acelerado. De hecho, ya supone el 12% del total de ventas durante el primer trimestre de 2021, según Savills Aguirre Newman.

Por autonomías, la que consigue un mayor número de ventas es Andalucía, con 93.558 unidades. A continuación, Cataluña, con 74.564 unidades. A destacar también los datos de la Comunidad Valenciana. Con 69.743 unidades, es el mercado más activo en relación con su población. A su favor juega el hecho de ser un mercado vacacional con fuerte demanda, así como la elevada actividad en las distintas capitales de provincia.

Tras este triunvirato, se sitúa la Comunidad de Madrid. En su caso, el número de unidades se eleva hasta 67.040. Por lo que respecta a la demanda de la población extranjera, continúa ocupando un porcentaje importante, con un 14,7% de las ventas totales. A destacar que, el 40 % de las compraventas realizadas por este grupo, corresponden a extranjeros no residentes en España.

A pesar de estos signos de recuperación, en Savills Aguirre Newman estiman que el mercado no alcanzará los niveles de 2019 hasta 2022. En este contexto, llaman la atención, sobre todo, las principales ciudades del país. En Madrid y Barcelona, se inició en 2020 la construcción de más viviendas que en 2019, frente a los mercados vacacionales, que han sufrido un descenso en su actividad.

Por último, y respecto a los precios de venta, han continuado creciendo durante 2020 a un ritmo mayor que en 2019. Las previsiones apuntan a que, a lo largo de 2021, sigan aumentando en torno a un 5%. Sin embargo, los mercados de Madrid, Baleares, Barcelona o Málaga cuentan con un crecimiento acumulado superior al 20%, frente a provincias como Soria, Palencia, Teruel o Ciudad Real, que continúan ajustando sus precios.