El 1 de enero de 2017 entró en vigor en España la Ley de la Dependencia. Una norma que se fue implementando a lo largo del año mencionado con el objetivo de mejorar el cuidado y la calidad de vida de las personas en situación de dependencia. Y no solo eso. La inversión en este tipo de subsidios ayuda también a reducir las hospitalizaciones, lo que revierte en un ahorro para el sistema sanitario.

Noticias relacionadas

Un estudio reciente, elaborado con datos aportados por Cataluña, ha concluido que un subsidio de 412 euros al mes reduciría en un 60% las hospitalizaciones de dependientes severos (grado II).

"Esta reducción se impulsa especialmente por la bajada de los ingresos hospitalarios de emergencia por lesiones e intoxicaciones, que es la cuarta causa más común de ingreso", explican los autores de la investigación.

Y es que, la presencia de un cuidador puede prevenir caídas o intoxicaciones accidentales que podrían ocurrir debido al deterioro de las capacidades físicas y cognitivas de los ancianos dependientes. "Estos resultados destacan el papel del sistema de dependencia como herramienta de atención preventiva", subrayan los investigadores. 

Otra de las conclusiones del estudio es que gracias a un subsidio de 412 euros, se evitarían la mitad de las visitas sin cita previa al médico. "Los beneficios del sistema de cuidados a largo plazo pueden ser una herramienta para contener la presión sobre los servicios de atención primaria", continúan los autores.

Todos estos beneficios del sistema de dependencia español se traducen, además, en ahorros para el sistema de salud.

Según los cálculos recogidos en la investigación, "hay una reducción de los costes sanitarios de 878 euros en los 24 meses posteriores de comenzar a recibir el subsidio debido a una reducción en el uso de atención médica evitable (hospitalizaciones por lesiones o intoxicaciones y visitas no programadas)".

Es decir, cada 100 euros gastados en prestaciones a la dependencia genera un ahorro de 8,88 euros en costes sanitarios evitables (4,30 euros en atención hospitalaria y 4,58 euros en atención primaria).