Mercedes Rivera I. P. Nova

Reflexionar sobre lo aprendido tras la pandemia de la Covid-19 y mirar hacia el futuro. Estas son las líneas que el Secretariado y los Miembros Permanentes del Observatorio de la Sanidad han marcado para centrar el II simposio, que EL ESPAÑOL e Invertia celebrará en la semana del 6 de septiembre bajo el título: Las lecciones de la Covid-19.

Noticias relacionadas

Una cita que se celebrará en Madrid entre el próximo lunes 6 de septiembre y el jueves 9 de septiembre. Una segunda edición en la que se quiere mirar al futuro, pero también incidir en el papel que el sistema sanitario ha jugado durante estos 15 meses de pandemia. 

"Lo que hemos vivido con la Covid-19 ha puesto en valor el sector salud. Todos podemos estar orgullosos de formar parte de una generación que ha visto como, en un tiempo récord, la ciencia y la industria han sido capaces de generar soluciones a una pandemia mundial", ha explicado el presidente ejecutivo de EL ESPAÑOL, Pedro J. Ramírez, durante la reunión celebrada en la Universidad Camilo José Cela.

Ahora, toca trabajar por la recuperación económica de España y, tal y como ha recordado Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, tener claro que "no hay economía sin salud". Ha insistido en la oportunidad que ha brindado la pandemia para "corregir las deficiencias que hayamos detectado".

Unas deficiencias que tendrían solución si se aumenta la financiación de la sanidad. Pero esta medida no parece que sea un punto clave o se vaya a ejecutar de manera inmediata. Solo se plantea en el plan España 2050. "No tenemos visión de perspectiva, porque en el corto plazo no se habla de sanidad ni de un incremento significativo de su financiación", ha señalado Marta Villanueva, directora general de la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS).

Por su parte, Jordi de Dalmases, vicepresidente del Consejo General de Farmacéuticos, ha propuesto que el segundo II Simposio del Observatorio de la Sanidad "sea un escaparate de hacia donde debe ir la sanidad, recogiendo las visiones de la parte pública y de la privada y haciendo hincapié en la digitalización".

Transformación y colaboración público-privada

A la reunión han acudido los miembros del Secratariado del Observatorio de la Sanidad y los Miembros Permanentes. En total, una veintena de actores públicos y privados del sistema sanitario. Tan sólo faltaron a la cita, por fuerza mayor, Pilar Aparicio, directora general de Sanidad y Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin. Tampoco pudo acudir el presidente del Idis, Juan Abarca, pues forma parte de la delegación empresarial desplazada a Libia junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

Todos los asistentes a la reunión han dejado claro que urge transformar el Sistema Nacional de Salud (SNS). Y esta transformación pasa por una mayor digitalización del mismo y una mayor financiación.

Y es que, tal y como ha recordado David Baulenas, director corporativo de Asistencia, Investigación e Innovación de Vithas, "la infrafinanciación del SNS es crónica. Nos hemos creído que somos el mejor sistema sanitario de Europa y no lo somos, como tampoco somos eficientes". Además, vienen retos importantes, como el aumento de la esperanza de vida, lo que requerirá de una medicina más precisa y, por tanto, de "mayor inversión".

En este sentido, Pedro Díaz, CEO de Savia, ha puesto sobre la mesa la oportunidad que suponen los fondos europeos captados mediante el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliciencia para llevar a cabo la necesaria transformación del sistema. "Seguramente no sean suficientes, pero hay que aprovecharlos". Y en el aspecto de la digitalización, "la sanidad privada está por delante de la pública, por lo que podemos ayudar en este cambio".

Según el Plan de Recuperación remitido a Bruselas, el Gobierno prevé emplear 1.069 millones de euros a sanidad. "Parece que no hemos aprendido la lección", ha advertido María Vila, directora general de Medtronic Iberia. "Hay casi 800 millones de euros para la tecnología, pero solo hablamos de renovar. ¿Dónde está la transformación de la sanidad? La digitalización es mucho más que una renovación", ha insistido.

Otras palancas

Adolfo Fernández-Valmayor, director general corporativo de Transformación y Sistemas del Grupo Quirónsalud, también ha coincidido en la necesidad de aprovechar los fondos europeos para hacer los cambios que precisa el sistema sanitario. "Un cambio que llevamos anunciando hace años y del que tenemos que salir más sostenibles, más digitales y con una mayor interlocución entre todos". Y si los fondos dedicados exclusivamente a sanidad no son suficientes, "habrá que encontrarlos en otras palancas del plan", ha señalado.

El proceso de digitalización del SNS ya había comenzado y la pandemia no ha hecho otra cosa más que acelerarlo. Sin embargo, los profesionales sanitarios no estaban preparados para hacer telemedicina. Tal y como ha recordado Manuela García, vicepresidenta segunda de la Organización Médica Colegial, "los médicos se han visto forzados a una digitalización para lo que no estaban preparados ni habituados".

Está claro que la transformación del SNS pasa por hacerlo más digital. De hecho, esto "nos dará equidad, seguridad y mayor eficiencia", ha señalado Philippe Paul, director ejecutivo de Sham España. Y para lograr ese cambio "hay que pensar a medio y largo plazo y contar con mecanismos de formación para gestores y directivos".

Aunque llevamos años hablando sobre la necesaria transformación del SNS, en opinión de Enrique de Porres, CEO de Asisa, "hay una resistencia interna al cambio". Y este no es el único problema del sistema sanitario. Según De Porres, hay dos más. Por un lado, "la falta de coordinación del Ministerio de Sanidad sobre el conjunto de los servicios regionales". Y, por otro, "la colaboración público-privada, que no puede sustentarse en usarse solo cuando se necesite".

Tractor económico

Otro de los puntos tratados durante la reunión ha sido el papel que desempeñará la industria farmacéutica como tractor económico de nuestro país. Y en este sentido, España también necesita una transformación para evitar la alta dependencia que hay actualmente de terceros países en el suministro de medicamentos esenciales.

"Hay que repensar las cadenas de suministro. No podemos depender de ciertas regiones. Y en este sentido, España puede jugar un papel importante junto con la industria farmacéutica, que debería convertirse en un sector de referencia que impulse la economía española", ha indicado Juan López-Belmonte, presidente de Laboratorios Rovi.

Esto significa "traer industria a nuestro país", tal y como ha señalado Miguel F. Alcalde, CEO de Merck España. Y no solo eso, también incidir en la importancia de dar acceso a la innovación. Con la pandemia, muchos pacientes no han ido a los servicios sanitarios y ahora empezarán a llegar con enfermedades en fases avanzadas para lo que se necesitará de la innovación. El problema es que "España ha tenido un acceso pésimo a la innovación en los últimos 18 meses", ha advertido Fernández.

También Concha Serrano, directora de Relaciones Institucionales y Acceso de Pfizer España, ha insistido en la necesidad de apoyar el acceso a la innovación. "Esto tiene que continuar y la Administración nos tiene que ver como el sector que ha puesto soluciones a la pandemia y a otras enfermedades".

Y no solo hay una alta dependencia de terceros países en lo que se refiere a medicamentos. También lo hay de productos sanitarios. "En los meses más duros de la pandemia ya se habló de ello, pero un año después seguimos dependiendo de países asiáticos porque el precio público de compra de las mascarillas impide a empresas desarrollar en España una industria", ha advertido Dionisio Martínez, CEO de Dräger en España y Portugal.

En definitiva, tal y como ha recogido Pedro J. Ramírez al término de la cita, son tres las ideas que han surgido de esta reunión y que servirán para preparar el II Simposio del Observatorio de la Sanidad. En primer lugar, los sectores de la salud como tractores de la economía: "Tiene que ser ahora o nunca", ha dicho el presidente ejecutivo de EL ESPAÑOL.

En segundo lugar, el cambio de la sanidad hacia la digitalización y la sostenibilidad. "Hablamos de un derecho fundamental de las personas. El derecho a la salud es parte del derecho a la vida". Y, por último, la colaboración público-privada: "Todos los actores tienen que interiorizar esa realidad para poder avanzar", ha concluido.