Mercedes Rivera I. P. Nova

Los sanitarios llevan más de un año haciendo frente a la pandemia, cuidando de la sociedad a pesar del cansancio y, por ello, es inevitable que estos profesionales miren ya hacia sus ansiadas vacaciones de verano. Las peticiones han comenzado a hacerse y los sindicatos no prevén que los gestores de los hospitales las denieguen, aunque dependerá de la evolución de la pandemia y de las contrataciones extra que hagan los servicios de salud autonómicos.

Noticias relacionadas

Cabe recordar que el pasado año, debido a la alta incidencia de casos de Covid-19, muchos sanitarios vieron retrasados sus días de descanso. Una situación que parece que no se repetirá este año, tal y como afirman a Invertia desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

Eso sí, las vacaciones de nuestros profesionales dependerán de si se producen nuevas olas de contagios. En el caso de que las cifras vuelvan a dispararse, el sindicato médico vaticina un ajuste de días (tal y como ocurrió el año pasado). Es decir, de nuevo podrían ser los sanitarios los 'castigados' si la sociedad no se comporta como debería.

Los buenos datos de vacunación y la descongestión hospitalaria hacen prever a CESM que no va a haber, de momento, ningún motivo para que no pudieran disfrutar de esos merecidos días de descanso.

Por ejemplo, desde Baleares se ha solicitado a sus médicos que presenten sus solicitudes antes del 15 de mayo y no prevén que estas se denieguen si la pandemia continúa controlada. Lo mismo sucede en Castilla y León, donde se seguirá el procedimiento ordinario.

La campaña de vacunación

No solo la evolución de la pandemia desempeñará un papel importante en las vacaciones de los profesionales sanitarios. Hay que tener en cuenta que la campaña de vacunación en España está cogiendo velocidad y, durante el verano, este ritmo no puede decrecer.

Un trabajo que están acometiendo las enfermeras de nuestro país, que acumulan más de 14 meses de intenso trabajo, lo que supone "un gran agotamiento", recuerdan desde Satse.

Por ello, el sindicato de enfermería pide que "con el objetivo prioritario de mantener el ritmo adecuado de la campaña de vacunación para alcanzar los objetivos previstos, el conjunto de consejerías de sanidad deberá reforzar sus plantillas de enfermeras".

Unas contrataciones extra de enfermeras para sustituir a los que vayan a disfrutar de su derecho a un merecido descanso y para continuar con la inmunización de la población para lograr finalizar el verano con el 70% de las personas vacunadas.

Y hay margen para esas contrataciones extra. Según los últimos datos oficiales del SEPE, sigue habiendo más de 3.000 enfermeras engrosando las listas del paro. Por ello, desde Satse instan "a que en todos los servicios de salud haya este verano el personal necesario".

En todo caso, "lo que reclamamos no son contratos de sustitución solo para el verano sino de, al menos, un año de duración que propicien una mayor estabilidad en un colectivo fuertemente castigado por el grave problema de la temporalidad", concluyen.