La pandemia de la Covid-19 ha evidenciado las carencias de los sistemas sanitarios europeos, entre ellas, la financiación. Antes del comienzo de la crisis sanitaria, en 2019, Europa gastó una media de 2.572 euros per cápita en sanidad, 1.044 euros menos que en 2018.

Noticias relacionadas

En el caso de España, el informe Health at a Glance: Europe, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), recoge que nuestro país destinó 2.451 euros por persona al gasto sanitario, lo que supone un 20% menos que en el ejercicio anterior.

En concreto, esta partida se redujo en 551 euros en comparación con las cifras alcanzadas en 2018, año en el que nuestro país destinó 3.002 euros por persona en sanidad.

Gasto sanitario per cápita. Fuente: OCDE.

A la cabeza en gasto sanitario se sitúa Alemania, con 4.504 euros por habitante en 2019. En el caso de España, ocupa el puesto 13º, por detrás de Italia y Malta.

El organismo avisa de que el gasto en salud en 2020 se verá afectado significativamente por la pandemia de la Covid-19 en toda Europa. “El desarrollo de la crisis ha obligado a hacer un rápido despliegue de recursos en todo el sector de la sanidad”, señala el informe.

En el caso de España, la pandemia ha obligado a las comunidades autónomas a aumentar sus recursos sanitarios, sobre todo gracias a los refuerzos financieros del Estado.

Entre ellos se encuentran, por ejemplo, 16.000 millones no reembolsables que el Gobierno ha estado entregando a las regiones en los últimos meses a través del Fondo Covid.

Evolución

Después de un período de crecimiento lento o incluso negativo del gasto sanitario en Europa, debido a la crisis económica de 2008, las tasas de crecimiento se recuperaron de nuevo en casi todos los países. 

De media en los países de la Unión Europea, el gasto sanitario per cápita aumentó alrededor de un 3% cada año entre 2013 y 2019, en comparación con una tasa de crecimiento anual de solo el 0,7% entre 2008 y 2013.

En España, entre los años 2013 y 2019 esta partida ha registrado un crecimiento del 2,3%, mientras que en el periodo 2008-2013 decreció hasta un 1,4% anual.

En lo relativo al PIB, en 2019, se estima que los países de la UE dedicaron una media del 8,3% de su PIB a la asistencia sanitaria. Esta cifra apenas ha cambiado desde 2014, ya que el crecimiento del gasto en salud se mantuvo en general en línea con el incremento económico general.

En este caso, España está por encima de la media europea, ya que dedicó el 9% de su PIB a la sanidad, un porcentaje que incluye el gasto público y también el privado.