Una de las promesas del Gobierno al inicio de la pandemia fue la de crear una reserva estratégica de material sanitario para hacer frente a la Covid-19. El Ministerio de Sanidad ya ha seleccionado a las primeras empresas que suministrarán batas y test de diagnóstico. 

Noticias relacionadas

A través del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) se han adjudicado seis de los once lotes de material para hacer frente a la Covid-19 incluidos en el Acuerdo Marco. El objetivo de esta iniciativa es agilizar el acceso a los suministros a través de la compra centralizada.

En concreto, serán 32 las empresas que suministrarán las pruebas de detección del coronavirus, según el anuncio de adjudicación. De la provisión de batas se encargarán cinco compañías. 

De las empresas que suministrarán de test a las comunidades autónomas, 10 de ellas se han llevado una doble adjudicación, habiendo sido seleccionadas en los dos lotes diferentes. Lo mismo ocurre con las batas, cuatro en este caso, en los que también hay empresas que han logrado adjudicaciones en cada uno de los lotes licitados.

En los próximos días se adjudicarán los lotes restantes que corresponden a guantes de nitrilo, gafas de protección y mascarillas quirúrgicas, FFP2 y FPP3, según ha informado el departamento que dirige Salvador Illa en un comunicado.

Un médico equipado con material de protección frente a la Covid-19.

A partir de ahora, las administraciones autonómicas y nacionales adheridas (todas se han sumado excepto la Comunidad Valenciana) podrán contactar con las empresas adjudicatarias e ir reservando el material que precisen.

El importe económico total de la adquisición cuando concluya el proceso alcanzará los 2.578.739.505 euros para casi 3.700 millones de unidades de producto.

La licitación de este acuerdo se publicó en la Plataforma de Contratación del Estado el 4 de agosto, por lo que su adjudicación llega tres meses más tarde y solo para la mitad de los lotes, de momento.