Mercedes Rivera Eduardo Ortega Socorro

La industria farmacéutica ha avisado de que no hay suficientes dosis de la vacuna de la gripe para vender en las oficinas de farmacia porque tiene 14 millones comprometidas en contratos con las comunidades autónomas.

Noticias relacionadas

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 ha obligado a incrementar las tasas de vacunación frente a la gripe y a adelantar la campaña para evitar, en la medida de lo posible, que coincidan ambas enfermedades y que colapse el Sistema Nacional de Salud (SNS). De hecho, el Ministerio de Sanidad autorizó una compra extra de cinco millones de dosis que se han distribuido entre las comunidades autónomas.

Según han confirmado fuentes de la industria farmacéutica a Invertia, hay algunos laboratorios que están a punto de poner a disposición de las boticas algunas dosis. Un hecho que desde el Consejo General de Farmacéuticos han confirmado: "El jueves se empezaron a distribuir las primeras, pero con cuenta gotas".

Una inyección. EFE

La organización colegial ha denunciado ante el Ministerio de Sanidad y mutualidades "la nula o reducida presencia de dicha vacuna" en el mercado, "tal y como nos han puesto de manifiesto los laboratorios comercializadores y las entidades de distribución".

En condiciones normales, la industria abastece alrededor de ocho millones de dosis de la vacuna de la gripe, de los que aproximadamente entre 50.000 y 100.000 se destinan a las oficinas de farmacia.

Mayoristas

Desde la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) han señalado que las empresas mayoristas y de distribución "no están recibiendo vacunas de la gripe y no tienen un abastecimiento adecuado". El motivo de este problema de suministro es la compra extra del Ministerio de Sanidad y de las comunidades autónomas para la campaña de inmunización que en varias regiones ya ha comenzado.

A pesar de ello, "algunos laboratorios se han comprometido a suministrar de dosis, pero no sería suficiente". Según explican desde la patronal, a la que pertenecen empresas como Cofares y Hefame, los fabricantes de vacunas "no pueden hacer frente a la demanda de las farmacias por la compra realizada por la Administraciones Públicas", han añadido fuentes de Fedifar.

Fachada del Ministerio de Sanidad, en Madrid (EP).

Desde el Ministerio de Sanidad restan importancia a los problemas de suministro de las oficinas de farmacia. Fuentes del departamento que dirige Salvador Illa precisan que “Sanidad y las comunidades autónomas tienen la responsabilidad de garantizar la vacunación en los sectores a los que va dirigida la vacunación frente a la gripe”.

Es decir, a “personas vulnerables mayores, enfermos crónicos, embarazadas y a sus cuidadores; profesionales sanitarios y sociosanitarios; y demás trabajadores esenciales que podrán acceder a la vacuna de la gripe a través de la cobertura pública".

Además, descartan, a pesar de la alta demanda que este antígeno está teniendo este 2020 por la incidencia de la Covid-19, que se vayan a producir problemas de suministro como ha ocurrido en otras ocasiones con vacunas como la de la tos ferina o el sarampión. “En marzo, previendo la situación, se compró pronto, porque el mercado internacional iba a estar muy complicado por el aumento de la demanda”, indican desde Sanidad.

En conversaciones con las autonomías

Desde la industria farmacéutica señalan que están en conversaciones y contacto constante con las autonomías para saber si van a consumir todas las dosis comprometidas en los contratos.

En el caso de que las regiones no necesiten todas las dosis acordadas, estas "se cuantificarán y se suministrarán a las farmacias". Una situación que "puede darse en las próximas semanas", han concluido estas mismas fuentes.