La movilidad no arranca en 2021. Uno de cada dos viajes realizados en febrero de 2020 ha desaparecido en el mismo mes de este año. Los principales indicadores que miden los desplazamientos que se realizan en España en los distintos medios de transporte señalan que el volumen de viajes registrados en enero y febrero está por debajo de los realizados durante los meses del pasado verano.

Noticias relacionadas

Si el objetivo del Estado de Alarma decretado por el Gobierno era limitar los movimientos dentro del territorio nacional, lo está consiguiendo. Tanto es así que, frente a la caída del 46% registrada en julio respecto a los niveles del año anterior, en febrero esta reducción de la movilidad llegó al 51%, mes en el que 57,6 millones de viajeros utilizaron el transporte interurbano.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que aunque el impacto está siendo muy profundo en todas las modalidades de transporte, la demanda está mostrando comportamientos diferentes dependiendo del segmento de la movilidad. En este sentido, el aéreo registra la mayor reducción con una caída interanual del 77,1%. Mientras, el transporte marítimo disminuye un 65,5%.

Los viajeros que optaron por el ferrocarril se redujeron en un 52,7%. El autobús se presenta como la opción que mejor está aguantando el impacto de la pandemia con una caída del 49,8%.

Diferencias socioculturales

La razón de estas diferencias entre modos de transporte, que llegan hasta los 28 puntos porcentuales entre el avión y el autobús, está en cuestiones socioeconómicas. La reducción a la mínima expresión de los viajes de negocios se nota en los registros del avión mientras que, en el caso del autobús, sus usuarios han tenido que seguir desplazándose y, en muchos casos, carecen de vehículo particular.

En este contexto, los desplazamientos interurbanos en autobús alcanzaron los 31 millones durante el pasado mes de febrero. Una cifra que sí supone un avance en comparación a los 27 millones de pasajeros que optaron por este medio de transporte durante el mes de enero.

En lo que respecta al ferrocarril, en febrero se registraron 25,6 millones de desplazamientos. Dentro de este segmento, el AVE sufrió una profunda bajada del 76,8%. Si se compara con los registros del mes anterior, la subida es menos pronunciada que en el caso del autobús ya que, en el primer mes de 2021, se realizaron 24,4 millones de viajes.

El avión, bajo mínimos

Por su parte, los desplazamientos en avión siguen en niveles casi desconocidos. Durante el pasado mes de febrero sólo se realizaron 680.000 viajes interiores en España. En contra del aumento que sí se ha visto tanto en trenes y autobuses en comparación con el mes de enero, los desplazamientos en avión se redujeron frente a los 776.000 alcanzados en el primer mes del año.

Por último, en lo que respecta al barco, durante febrero se alcanzó la cota de 228.000 viajes. Una cifra que, al igual que en el caso del avión, también supone una caída en comparación a los 232.000 viajes de enero de 2021

Así las cosas, la movilidad en España va camino de firmar uno de los trimestres más pobres de la historia moderna del país. Una situación que no parece que vaya a cambiar mucho hasta el próximo mes de mayo. En esta fecha se espera que termine y no se renueve el actual Estado de Alarma. Una circunstancia que, sumada al avance de la vacunación debería traer importantes aumentos de la movilidad dentro de España.