Luca de Meo, nuevo CEO del Grupo Renault, ha presentado hoy en rueda de prensa la nueva estrategia del grupo francés, un plan que durará hasta 2025 y que tiene como principal objetivo dar la vuelta a la situación de los números rojos de la marca, tras la caída del 21% en las ventas del pasado año.

Noticias relacionadas

Este plan llega varios meses después del nombramiento de Luca de Meo como nuevo CEO de Renault. Según este directivo, que previamente fue presidente de Seat, ha señalado que durante este tiempo ha estado "visitando todas las fábricas y centros de la marca y siempre he visto la misma conclusión: todo está basado en el volumen", ha señalado. "Por ello ahora vamos a cambiar el centro de atención hacia el valor".

"Orientaremos la empresa del volumen al valor. Es una profunda transformación del modelo de negocio. Para ello hemos simplificado las operaciones, ajustando el tamaño. Una mayor eficiencia que impulsará la futura gama de productos tecnológicos y electrificados, con la fuerza de cada marca", ha señalado Luca de Meo.

En este sentido, Luca de Meo quiere cambiar es que el Grupo Renault ya no esté tan preocupado por el volumen, sino que su primer objetivo sea conseguir la rentabilidad. Es decir, que aunque venda menos coches, pueda ganar más por unidad comercializada. Es una estrategia que nos recuerda mucho a la realizada por el Grupo PSA, poniendo a Peugeot como marca con mayor rentabilidad y dejando a Citroën como una marca más accesible.

En el caso de Renault, la firma del rombo será la que gane en posicionamiento y mejore en rentabilidad y Dacia se quede como una marca más accesible. En este sentido, de Meo señala que la media de un coche de Renault en Francia es de 22.000 euros, mientras que en otros países como Brasil la media es de 8.000 euros, una situación que genera muchas incongruencias de un mercado a otro.

Estimación de la reducción de producción para Renault.

Menos ventas y producción

Esta reorientación, no obstante, supondrá un menor número en las ventas, lo que traerá consigo una reducción de la producción, que pasará de los cuatro millones de vehículos producidos a 3,1 millones de unidades en 2025. En 2019, Renault produjo 3,6 millones de vehículos.

Sin embargo, al ganar en rentabilidad por vehículo esto, según de Meo, desembocará en generar más dinero de caja o efectivo y poder mejorar también la inversión. En este sentido, para 2023, el Grupo Renault tiene como objetivo lograr un margen superior al 3% y unos 3.000 millones de euros de liquidez. Además, las inversiones y gastos en I+D se reducirán en un 8% respecto al total de la facturación. Según de Meo, esta liquidez aumentará en 2025 hasta los 6.000 millones. También en este año la rentabilidad será del 5%.

Estrategia de Renault para los próximos años

Menos plataformas y motores

Otro aspecto que realizará el Grupo Renault es la disminución de las plataformas, de las estructuras que pasará de seis a tres, que serán de la alianza. Esta otra estrategia, también nos recuerda a la que está tomando la mayoría de la industria como el Grupo Volkswagen o también el Grupo PSA.

Las plataformas de Renault son la CMF-B, CMF-C y la CMF-EV. De la primera, la de vehículos pequeños (Clio, Captur) la alianza piensa comercializar tres millones de vehículos. De la segunda plataforma (tamaño del Mégane) también piensan producir tres millones de vehículos en la alianza. Y por último, la tercera plataforma (CMF-EV) será la de los coches eléctricos. Con estas tres plataformas, cubrirá el 80% de los volúmenes de la alianza.

En este sentido, además, Renault tiene un mayor volumen de ventas en el segmento B, frente al C; es decir, vende más coches pequeños que grandes, lo que genera menos negocio. En otros competidores, este porcentaje está más igualado.

Y lo mismo ocurrirá con los motores que pasarán de ocho a cuatro familias. También cambiará los plazos de lanzamientos de nuevos modelos que lanzarán al mercado en menos de tres años y, por ejemplo, los gastos de desarrollo de prototipos se reducirán en un 40%.

El hecho de reducir las plataformas y los motores y buscar la mayor eficiencia de los proveedores supondrá una reducción de costes fijos. En concreto busca reducir hasta 2023 un total de 2.500 millones de euros para llegar a una reducción de 3.000 millones de euros en 2025. En cuanto a los costes variables, quiere reducir unos 600 euros por vehículo en 2023.

Planes de electrificación de Renault.

Electrificación

En cuanto a lanzamientos, de Meo ha señalado que realizará un total de 24 lanzamientos de aquí a 2025. En este sentido, este directivo ha señalado la importancia de Renault como líder en electrificación.

Por ello ha señalado que en 2023 la oferta en electrificación será mucho más completa, si bien en 2025 también podría comenzar su apuesta por el hidrógeno.

Apuesta por Latinoamérica, India y Corea

Asimismo, el Grupo Renault también se propone orientar la presencia internacional del grupo hacia mercados con mayores márgenes como Latinoamérica, India y Corea aprovechando "la competitividad en España, Marruecos, Rumanía y Turquía". También se quiere crear "más sinergias con Rusia". Según Renault, cuantos más países se pueda comercializar la marca, más beneficio se generará.

En cuanto a España, a las fábricas de Palencia, Valladolid y Sevilla, de Meo no ha hecho ninguna mención específica salvo el hecho de que ha señalado que quieren "fortalecerlas". A día de hoy, Renault cuenta con 130.000 empleados, siete centros de diseño e ingeniería y 16 fábricas de producción.

Marcas del grupo Renault.

Renault

En cuanto a Renault de Meo ha señalado que un gran parte de su portfolio y ventas está en el segmento B, en los coches pequeños, lo que deja un poco de lado el segmento C, donde puede haber mayor rentabilidad.

Por ello Renault realizará una mayor ofensiva hacia modelos de mayor tamaño, hacia el segmento C que les permitirá lograr más rentabilidad. Además, Renault será la marca líder en electrificación en 2025, según este directivo, con la mayor capacidad de fabricación de coches eléctricos en Francia, que ocuparán la mitad de los lanzamientos en ese año.

Dacia

Para Dacia y Lada (ahora Lada la ha unido a Dacia), de Meo quiere dotarles de un toque de frescura, si bien se mantendrán como productos asequibles. Entre las novedades presentadas ha señalado un nuevo logotipo para Dacia y un nuevo modelo, similar a un SUV de tamaño medio.

Además, también lanzarán nuevos modelos en el segmento C (7 modelos para 2025, dos de ellos en el segmento C y algunos de ellos será la recuperación de modelos históricos). Dacia, en este sentido, solo tendrá una plataforma, si bien contará con 11 carrocerías, lo que le permitirá lograr con unas ventas de 1,1 millones (actualmente tiene cuatro plataformas –Dacia y Lada- y vende 0,3 millones por plataforma).

Alpine

Para Alpine, que es el nombre de la nueva escudería de Fórmula 1, Renault quiere buscar una nueva marca de coches deportivos y exclusivos. Una marca que será 100% eléctrica con las plataformas CM-F y CMF-EV. Esto supondrá que ampliará los modelos de la gama de esta marca con el objetivo de ser rentables en 2025.

Objetivos del Grupo Renault para los próximos años.

Servicios  y datos

Otro aspecto interesante el Grupo Renault es conseguir en 2030 que el 20% de los ingresos de la compañía provengan del entorno de la "movilidad, los datos y la carga de vehículos". Para ello quiere mejorar el tiempo de uso del automóvil (ahora mismo un coche de Renault no se usa en el 90% del tiempo), mejorar el valor residual (el valor que tiene el coche con el paso de los años)…

Por ello desarrollará cuatro vehículos específicos, dos para carsharing o coche compartido y uno para la última milla. También contará con soluciones innovadoras como la suscripción, el pago por uso. Y también contará con una plataforma dedicada a datos, servicios y software.

"Bueno para España"

Además, el consejero delegado del grupo automovilístico Renault, Luca de Meo, ha señalado que este nuevo plan estratégico es "bueno" para España, aunque ha matizado que dependerá de la competitividad de las fábricas nacionales y de la negociación con los representantes de los trabajadores y demás partes interesadas.

De Meo ha indicado que España es un país "competitivo" y "fuerte" para Renault, por lo que ha subrayado que en general el plan es "bueno" para el país.

Asimismo, ha indicado que no se pretende reducir puestos de trabajo, sino buscar más competitividad. Además, ha explicado que las factorías españolas no están completamente utilizadas, por lo que todavía tienen "potencial".

"El plan es una oportunidad para nuestro ecosistema industrial en España, que consideramos fuerte en el mundo de Renault, porque son muy competitivas", ha insistido De Meo, quien ha vuelto a subrayar la importancia de la negociación con las diferentes partes.

También se ha referido al español José Vicente de los Mozos, vicepresidente ejecutivo de Producción y Logística del grupo Renault, señalando que están buscando junto a él cómo aumentar la competitividad y buscar ideas para dar producción a las plantas que no están totalmente llenas y donde hay potencial.

Según de Meo, la estrategia da "mucha esperanza" a muchos empleados de Renault, ya que la firma tiene una dirección clara, centrada en el valor y abrirá la mente para el futuro. "El futuro de la automoción será diferente, probablemente mejor si nos anticipamos", ha sentenciado.