Las plataformas digitales vuelven a estar en el ojo del huracán. En los últimos dos días la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, confirmó que su cartera abordará "con urgencia" la situación laboral de los riders, que calificó de precaria.

Noticias relacionadas

Una afirmación que llegaba casi al mismo tiempo que se conocía una nueva sentencia en la que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) obliga a Deliveroo a contratar a 532 repartidores. Una denuncia impulsada por la Tesorería de la Seguridad Social.

En una entrevista en el programa Hora 25 de la Cadena Ser, Díaz reconoció que hay que actuar "desde el ámbito legislativo" porque "no es decente tener plataformas con falsos autónomos, en condiciones precarias, que tendrían que ser puestos de trabajo ordinariamente indefinidos". "No se puede permitir".

Sólo Glovo trabajó

Un varapalo que confirma que la fiscalización de estas plataformas será la punta de lanza de la lucha laboral de la nueva ministra de Unidas Podemos. Frente a esta situación y pese a que estas plataformas niegan precarización, Glovo ha vuelto a la primera línea, precisamente por comportamientos laborales poco ortodoxos.

Esta fue la única empresa de reparto que mantuvo activas algunas zonas de distribución de Barcelona el pasado martes, en el peor momento de la borrasca que azotó a Cataluña. Según ha confirmado este diario, Deliveroo suspendió el servicio desde el mediodía hasta el día siguiente y Uber Eats solo lo volvió activar hasta la hora de la cena.   

Fuentes oficiales de Glovo confirmaron a este diario que efectivamente "se cerró el servicio en determinadas zonas de la ciudad", pero en otras "menos peligrosas" se mantuvo abierto todo el día.

"Para la compañía, la seguridad de los repartidores de la plataforma siempre ha sido una prioridad, por ello desde Glovo se cortó el servicio en aquellas zonas afectadas que suponían un riesgo para los colaboradores. Además, el equipo de Operaciones permanece a disposición de los repartidores para solventar cualquier problema que pueda surgir", dijo la plataforma a este diario.

Plus por temporal

En este contexto, algunos riders denunciaron a TV3 que la compañía ofreció -mediante un correo electrónico- dos euros de prima por cada reparto para incentivar a los trabajadores a que saliesen a la calle, al mismo tiempo que cobraban un plus de aproximadamente el 10% del coste del pedido a cada uno de sus clientes, según informó Crónica Global.

Glovo indicó a EL ESPAÑOL que "es la única plataforma que ofrece un 30% más en cada pedido cuando las condiciones meteorológicas son adversas, ya que consideramos que debido a ello, los repartos se realizarán más despacio. Al compensarles con un 30% aseguramos que sus ingresos no se vean afectados, y consecuentemente, que no pongan en riesgo su seguridad".

Cada rider gana entre tres y cinco euros por pedido, por lo que este plus no deja de ser relevante para el salario final de cada uno de estos repartidores. 

No obstante, e independiente del plus por reparto, lo cierto es que Glovo fue la única plataforma activa durante toda la duración del temporal poniendo en marcha un 'incentivo' para poder contar con riders dispuestos a desafiar las inclemencias del clima. 

Desde algunos riders informan a este diario que salir a trabajar en malas condiciones climatológicas es un hecho que ya se ha vuelto habitual en Glovo y que cada vez que hay temporal nadie se plantea cancelar o suspender el servicio de manera generalizada. Más armas para la guerra que prepara Trabajo contra estas plataformas.