¿Hipoteca a tipo fijo o tipo variable? Es la gran pregunta que se hacen las personas que prevén comprar una vivienda o que quieren modificar las condiciones de su préstamo hipotecario.

Noticias relacionadas

La realidad es que pese a que este 2020 cerrará con el euríbor más bajo de su historia -lo que abaratará más que nunca las hipotecas de tipo variable- los bancos han lanzado una oleada de atractivas ofertas para que sus clientes se pasen al tipo fijo. Una guerra comercial que podría recrudecerse en 2021 a la luz de los datos. 

A falta de conocer las dos últimas cifras del año, el euríbor cerrará 2020 registrando un nuevo mínimo histórico con una caída del 0,5%. El índice de referencia para las hipotecas variables ha conseguido encadenar hasta cinco mínimos históricos consecutivos a lo largo de todo el año para terminar rozando la barrera del -0,5%, tasa de depósito que establece el Banco Central Europeo (BCE). 

Al ser el principal índice de referencia de las hipotecas a tipo variable, se abre un escenario propicio para este tipo de contrataciones, que nunca han tenido un tipo tan bajo en toda su historia. Según los cálculos de iAhorro, quienes revisen su hipoteca en diciembre podrían ahorrarse hasta 350 euros en el conjunto de 2021.

Con el euríbor en el -0,5%, una hipoteca variable de 150.000 euros con euríbor +0,99% a 30 años será 14,89 euros más barata al mes. La cuota mensual pasará de los 464, 28 euros a los 449,39 euros tras revisarla. En total, el ahorro será de 178,68 euros durante el próximo año.

Crecimiento del tipo fijo

A los que tengan una hipoteca de 300.000 euros a 30 años, con euríbor +0,99%, la cuota se les quedará en 898,78 euros al mes frente a los 928,56 euros anteriores. Es decir, 29,78 euros más barata cada mes y 357,36 euros al año.

Unos datos que amenazan el crecimiento que las hipotecas a tipo fijo han venido experimentando a lo largo del año. Con datos de diciembre, el porcentaje de hipotecas a interés fijo aumentó del 16,2% al 38,5%, mientras que el de hipotecas a interés variable cayó del 83,2% al 60,5%. De las nuevas firmadas en septiembre, el 51,5% de las hipotecas sobre viviendas se constituyó a tipo variable y el 48,5% a tipo fijo, lo que también confirma la tendencia.

A la tormenta económica provocada por la pandemia se unen otros factores intrínsecos al ámbito financiero que han llevado al masivo trasvase de hipotecas a tipo fijo procedentes del habitual variable. Ahí están los bajos tipos de interés y la competencia comercial de los bancos para atraer clientes vinculados a largo plazo.

De hecho, según explica un análisis de iAhorro, al igual que ha ocurrido en otros sectores, la pandemia ha hecho mella en el euríbor dando muchas alegrías a todos los que tuvieran una hipoteca variable.

Aunque en un primer momento, cuando se decretó el estado de alarma, el índice pareció animarse y lo vimos escalar hasta casi rozar el 0%, lo cierto es que las subidas duraron poco. Tras los primeros movimientos del BCE para reactivar la economía, el euríbor volvió a moverse cómodamente a la baja, como venía haciendo desde comienzos de año.

¿Qué pasará en 2021?

La sorpresa vino cuando las caídas empezaron a ser más fuertes y desde agosto de 2020 el índice de referencia para las hipotecas variables empezó a registrar un mínimo histórico tras otro. Así, hasta encadenar cinco y acabar despidiendo el año batiendo su propio récord.

La mayoría de los expertos del sector auguran varios años con el indicador en negativo. Aunque es arriesgado adivinar el funcionamiento de un índice tan impredecible, lo que el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, tiene claro es que 2021 no será muy diferente a 2020 en lo que al euríbor se refiere. "Veremos al euríbor entrar en una estabilidad negativa, pero menos agresiva.

No hablaría de signos de recuperación, como mínimo, hasta la segunda mitad del año. Lo más probable es que veamos al índice durante un largo tiempo, incluso años, sin volver a terreno positivo".

Las políticas del BCE, las devoluciones de los préstamos ICO y todo el contexto económico en su conjunto son algunas de las causantes que impiden que el euríbor tome otra dirección. Los estímulos por parte de Europa seguirán hasta 2022, así que será complicado que haya un cambio de tendencia por esta variable. No obstante, todo dependerá de las medidas que se vayan tomando a lo largo del año y de cómo vayan afectando a un índice tan sensible como el euríbor.

Por otra parte, toda esta situación ha dejado un panorama muy favorable a la subrogación. En 2020 se ha visto renacer esta práctica de revisar la hipoteca en España y, previsiblemente, 2021 sea el año en el que termine de implantarse, indican desde iAhorro.

Oferta hipotecaria en el 1%

El tipo fijo ha sido sinónimo de garantía y seguridad tanto para la banca como para el cliente, que ha aprovechado que las entidades han empujado este producto para conseguir muy buenas ofertas.

De hecho, "en un contexto con el euríbor en negativo y los bancos apostando por este tipo de interés, si hay algún cambio el próximo año, será en el tipo fijo y por parte de entidades que sean menos competitivas y quieran mejorarlo", apunta Simone Colombelli.

En este sentido, el director de Hipotecas cree que podremos ver en el mercado una oferta hipotecaria fija próxima al 1% y, finalmente, seamos testigos de cómo las hipotecas fijas firmadas en 2021 superan a las variables.