Entre el abanico de comisiones que suelen cobrar todos los bancos hay unas que pasan más o menos desapercibidas, que son las relacionadas con el descubierto, es decir, las que hay que afrontar cuando uno se pasa gastando y su cuenta se pone en negativo. Estas comisiones, que protagonizan algunos litigios, han subido en los últimos meses, de acuerdo con Asufin.

Noticias relacionadas

Realmente, el descubierto es una posibilidad que da el banco al cliente de gastarse más de lo que tiene en un momento puntual, que no tendría por qué ofrecer. El coste que traslada la entidad está limitado a través de la legislación sobre contratos de crédito, que prohíbe que en total se pague lo equivalente a más de 2,5 veces el interés legal del dinero.

Las entidades financieras utilizan tres vías para cobrar al cliente cuando se produce este descubierto. La primera es el interés que aplica por la deuda que genera el cliente con el banco cuando su saldo se pone en negativo. La segunda es una comisión por el propio descubierto y la tercera, una comisión en concepto de gastos por reclamación de la posición deudora.

Fachada del Banco de España

Esta última se fundamenta en las comunicaciones con el cliente que tiene que realizar el banco cuando se produce el impago para lograr que se le abone la deuda, como explica el Banco de España.

En los últimos tres meses, mientras que los intereses y las comisiones por reclamación se han mantenido estables, han experimentado una "subida importante" las comisiones mínimas que los bancos cobran por el propio descubierto, como desvela el Barómetro de comisiones bancarias de junio elaborado por Asufin. Según el mismo, Bankinter (3,01 euros), Abanca (15 euros) y Cajamar (12 euros) han comenzado a aplicar estos mínimos en los últimos tres meses.

Pequeños importes

Esta situación afecta, sobre todo, a los descubiertos de menores importes, que son los más comunes, de acuerdo con el estudio. Sin esos mínimos, para el caso de un descubierto de 100 euros que tuviera una comisión del 4,5% la penalización sería de 4,5 euros. Sin embargo, si el banco impone un mínimo de 15 euros para el pago de esta comisión, el coste termina siendo de más del triple para el mismo ejemplo (15 euros frente a 4,5).

En consecuencia, el importe total que se puede llegar a abonar por entrar en descubierto es más alto que hace unos meses. El barómetro de Asufin pone el ejemplo de un descubierto de 300 euros que se mantiene quince días, que en BBVA (el más barato) tendría un coste de unos 45,91 euros y en Liberbank (el más caro), de unos 68,94 euros. Para uno de 3 euros durante esas dos semanas, el coste más barato sería de 38,01 euros (Bankinter), mientras que el más caro sería de 68,01 euros (Liberbank).

Comisiones de hasta 50 euros

El interés medio que se cobra por este concepto en los bancos españoles es de 6,77%. En la mayoría es de entre un 7,2% y un 7,5%, pero a esta media se llega porque se tiene en cuenta a Cajamar, que no cobra ningún interés.

En cuanto a la comisión por reclamación, el promedio de la banca española es de 38,5 euros y, por bancos, los costes van desde los 30 euros de Deutsche Bank, Kutxabank y BBVA a los 50 euros que cobra Liberbank.

Por último, la comisión por descubierto es para todas las entidades de entre el 4% y el 5%, mientras que el mínimo que se cobra por esta comisión varía desde los 3,01 euros de Bankinter a los 18 euros de Liberbank, Kutxabank y Santander.