Los analistas de Credit Suisse tienen buenas noticias para los inversores de Aena. En especial, para aquellos de perfil más rentista. Los suizos consideran que la española podría ser la primera gestora europea de aeropuertos en volver a pagar dividendos. Y, según sus previsiones, tan pronto como el año que viene.

Noticias relacionadas

La última revisión del sector llevada a cabo por los expertos de Credit Suisse encumbra a Aena como su gran favorita en él. En un informe para clientes de la entidad al que ha tenido acceso Invertia, además de reiterar su consejo de sobreponderar en cartera las acciones de la española, consideran que el castigo acumulado por su cotización “no está justificado”.

No obstante, uno de los puntos más determinantes del informe es el que señala que “probablemente sea la primera en retomar el pago de dividendos” dentro de su sector. En este sentido, los suizos señalan que con una ratio de deuda estimada para el año 2021 de 3,9 veces sobre Ebitda, la situación es más que holgada para volver a abrir el grifo de la retribución al accionista ya en 2021.

Sin fecha en ADP

Los números que el banco de inversión hace para sus principales rivales en el Viejo Continente no son tan amables. La ratio de endeudamiento de la alemana Fraport asciende a 10,3 veces, mientras que la de la francesa Aéroports de Paris (ADP) es de 6,6 veces. En este sentido, creen los analistas consideran que la gala podría volver a dividendos en 2023, mientras que el apalancamiento de la germana no les permite realizar previsiones en este sentido.

Este endeudamiento más liviano es uno de los argumentos que en Credit Suisse emplean para señalar que “desde una perspectiva de valoración de empresa, el desempeño de Aena frente a ADP y Fraport ha sido pequeño, lo que vemos injustificado”. Si la española ha perdido un 31% de su valor en bolsa desde 2019, consideran que tan solo ha perdido un 23% de su valor corporativo.

En resumen, apuntan que esta evolución más amable -ADP pierde un 52% y Fraport se deja un 53%- “no refleja por completo los cambios en las previsiones de las tres compañías a consecuencia de la Covid-19”. En este sentido, aplauden los planes desplegados por la cúpula de Aena que ya se habían ganado los parabienes de las agencias de rating.

Pese a todo, la falta de recuperación de la demanda de vuelos de pasajeros por la persistencia de la pandemia ha llevado a los suizos a revisar sus números para Aena, cuyo precio objetivo reducen desde los 136 hasta los 131 euros por acción, una cota que aún implica un potencial alcista del 12% para su gráfica desde su actual cotización. Además, consideran que el Ebitda de 2021 alcanzará un máximo de 1.626 millones de euros en lugar de los 1.793 millones que habían señalado previamente.

Recuperación lenta

Aquí los expertos destacan que “el tráfico de corta distancia seguirá superando al tráfico de larga distancia tanto en Europa como en todo el mundo” mientras que “el riesgo clave es que las restricciones de viaje adicionales dañen la confianza e impulsen una recuperación más lenta de lo esperado en la capacidad de las aerolíneas”, la base del negocio del sector.

La compañía semipública que se encarga de la gestión de los aeropuertos españoles decidió el pasado 30 de junio dejar sin efecto la propuesta de aplicación de resultados del ejercicio 2019 que previamente había dejado en el aire. Si con fecha del 25 de febrero de este año había anunciado un dividendo de 7,58 euros por acción, esta propuesta finalmente no formará parte de la junta general de accionistas que tiene previsto celebrar el 29 de octubre.

Vuelven los cortos

A través de una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la cotizada anunció que destinaría el grueso de su beneficio del ejercicio pasado a reservas voluntarias, un total de 1.395,1 millones de euros más concretamente. Los restantes 26,1 millones se señalaron para reservas de recapitalización con el objetivo de ganar solvencia y liquidez ante lo que la crisis del coronavirus pudiera deparar a su negocio.

Este miércoles se conoció que el fondo bajista Marshall Wace había irrumpido en el capital de Aena después de cinco años libre de posiciones cortas de relevancia. En concreto, el ‘hedge fund’ británico tiene tomado en contra de la evolución bursátil de la española un 0,5% de su capital social. Este paquete supone una inversión de más de 88 millones de euros en función del actual valor de mercado de la sociedad.