El esperado estreno del Tesoro Público en emisiones de deuda verde ya tiene fecha. España lanzará su primer bono verde soberano en septiembre, con una emisión sindicada con vencimiento a 20 años y el objetivo de captar hasta 13.600 millones de euros para financiar iniciativas de sostenibilidad, transición ecológica, recuperación de áreas naturales y gestión de aguas.

Noticias relacionadas

El Tesoro Público comenzará este mismo jueves la presentación del proyecto entre inversores institucionales, si bien desde el Gobierno ya se augura una "cálida acogida". La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha subrayado que "hay un alto apetito inversor" cuya principal prueba radica en "que se están alargando los periodos medios de maduración de la deuda".

A este apetito, según ha explicado la ministra, contribuye el hecho de que España vaya a estrenarse con la mejor nota de las posibles dentro del baremo que maneja Vigeo Eiris, la división especializada en rating ASG de la agencia Moody's. Es la misma casa que ha valorado la solvencia y sostenibilidad de otros bonos verdes soberanos europeos que ya están en el mercado, como los franceses, británicos e italianos.

Fondos Next Generation

Calviño ha destacado que esta apuesta por los bonos verdes "es un tema tremendamente importante para nuestro país, que está comprometido con la transición sostenible". No obstante, la ministra ha evitado señalar cuál será el objetivo de capital de la primera emisión y qué calendario de reaperturas o lanzamiento de nuevas referencias se prevé.

En este sentido, ha apuntado que estos detalles los aportará "a la vuelta de agosto" el secretario general del Tesoro Público, Carlos San Basilio. Será su número dos, el director general del Tesoro, Pablo de Ramón-Laca, quien este mismo jueves comenzará a reunirse con inversores institucionales para tantear el mercado, según ha podido saber Invertia. Un encuentro en el que también participará Valvanera Ulargui, actual directora general de la Oficina Española de Cambio Climático.

De momento, el Gobierno ha contado con dos líderes en la materia para establecer su marco de estreno en el mercado de bonos verdes. Fuentes del sector han informado a este portal de que Crédit Agricole CIB y BBVA han actuado como asesores de este proyecto (green structuring advisors).

Por su parte, San Basilio apuntó hace unos meses a un objetivo máximo de captación de 15.000 millones de euros con estos bonos verdes, por encima de la cota a la que finalmente se apunta. Una merma que, según ha explicado Calviño, se ha producido al "descontar las inversiones que se van a financiar con el plan de recuperación europeo" Next Generation.

Los mejores de la clase

Este detalle de análisis es, según la vicepresidenta, uno de los factores que han facilitado que "se haya dado la máxima calificación posible", por delante del resto de mercados europeos que ya se han estrenado en estas lides. Además, se coloca en el puesto 14 de los más de 100 países que la división de Moody's analiza.

Desde el Gobierno se ha defendido este debut como un paso decisivo para "canalizar un mercado de finanzas sostenibles" para el que ha se ha solicitado "la implicación de todos los agentes del sector". Por otra parte, el foco de los proyectos incluidos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) a financiar con estos bonos se ha puesto en temas como el ahorro energético, la recuperación de espacios naturales, la reducción de emisiones e impulso de la economía circular, agricultura sostenible y resistente al cambio climático o protección del litoral.

La ministra de Asuntos Económicos ha insistido en la presentación del marco de emisión de estos bonos verdes en que "serán los de mejor calidad del mercado". Algo que también fundamenta en el hecho de que anualmente se publicará un informe en el que se hará seguimiento de la ejecución y el impacto de las inversiones financiadas.

Una fórmula mediante la cual se elimina cualquier posible sospecha de greenwashing, como ha subrayado este miércoles la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. Algo que, como ha señalado, ofrece "un plus frente a otras emisiones de deuda y crédito".

Subida de tipos a la vista

La presentación de estos primeros detalles de la estrategia de financiación sostenible de España ha llegado solo un día después de la presentación del cuadro macroeconómico del Gobierno de cara al próximo ejercicio. En él se recoge un encarecimiento de la deuda soberana del 80%, lo que supondría pasar de tipos del 0,5% para el bono español a diez años al 0,9% en 2022.

Precisamente Calviño, que ayer fue la protagonista en la presentación de estas previsiones al término del Consejo de Ministros, ha destacado que estas nuevas emisiones verdes permitirán "diversificar la base de financiación" del Estado. En este sentido, el Plan Nacional de Finanzas Sostenibles se presenta como la fórmula para "facilitar la transformación del sector financiero al nuevo modelo de lucha contra el cambio climático, mejorar su competitividad y promover la reorientación de los flujos de capital hacia una economía más sostenible".