El fondo Samlyn Capital ha vuelto a reforzar su apuesta contra Banco Sabadell. El hedge fund, conocido especialmente entre los inversores españoles por haber sido uno de los que ganó con la quiebra del Popular, ha incrementado sus posiciones cortas en la entidad vallesana hasta rozar un 2% de su capital.

Noticias relacionadas

Desde su desembarco en el Sabadell, los bajistas de Samlyn Capital no han dejado de engordar su cartera, pero en las últimas jornadas han acelerado el proceso. Solo la semana pasada, el fondo especulativo incrementó en dos ocasiones su posición contra la entidad financiera, de la que ya controla un 1,99% a través de posiciones bajistas.

Esta inversión supone una apuesta de 12,8 millones de euros contra la evolución bursátil del Sabadell en función de su actual y depreciada valoración de mercado. Y es que en el último año acumula pérdidas por el 59,7% de su capital. No obstante, en lo poco que cuenta de este 2021 en el que el fondo ha reforzado sus cortos un 11%, la entidad ha conseguido una remontada del 12% en el parqué.

Tres meses de asedio

El incremento de posiciones cortas de Samlyn Capital no ha tenido marcha atrás -más allá de movimientos puntualísimos- desde el 0,52% que declaró el 12 de octubre del año pasado. Entonces, su cartera se descubrió al mercado por primera vez por sobrepasar el umbral del 0,5% que marca la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Desde aquello, ya ha ejecutado 14 incrementos de posición.

La subida de presión bajista de los últimos días es especialmente significativa, ya que se produce a las puertas de que dé comienzo la temporada de presentación de cuentas anuales del sector en España. Además, los gestores del hedge fund ya cuentan con la referencia de varias grandes firmas financieras estadounidenses.

Resultados y fusiones

El balance anual del Sabadell verá la luz el próximo 1 de febrero, según ha informado la entidad. De momento, lo que se conoce son las previsiones de los analistas del sector, que esperan pérdidas para el último trimestre de 2020, el comprendido entre octubre y diciembre. A consecuencia de este impacto, el beneficio de 203 millones de euros publicado al cierre de septiembre se quedaría en poco más de 29 millones de euros.

Uno de los hechos que ha marcado la trayectoria reciente del banco que preside Josep Oliu ha sido su frustrada fusión con BBVA. Después de solo unos días de conversaciones desde el anuncio de estas, ambas entidades se levantaron de la mesa sin acuerdo. A pesar de aquello, la entidad sigue siendo la gran candidata al próximo movimiento corporativo de la banca española.

Apenas tres semanas después de aquella ruptura, el Sabadell anunció el fichaje de César González-Bueno como nuevo consejero delegado de la entidad en sustitución de Jaime Guardiola, que abandonará el cargo que ocupaba desde 2007. Asimismo, fuentes próximas a la entidad han señalado en las últimas semanas que Oliu pasará en 2021 a ejercer una presidencia no ejecutiva, según un acuerdo alcanzado con el Banco Central Europeo (BCE).