BlackRock reduce su participación en Bankinter a mínimos de seis meses. La gestora ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que su cartera se limita ahora a un 3,667% del capital social del banco, una cota que coloca su posición en línea con las cotas que matenía desde marzo de 2017.

Noticias relacionadas

La firma de inversión ha vuelto así a porcentajes similares a los que venía aglutinando en Bankinter en los últimos años. Y es que en junio llegó a incrementar su inversión hasta el 5,61%, coincidiendo con algunos de los compases de cotización más bajos de la entidad en esta crisis del coronavirus.

El retroceso comunicado en este último formulario remitido por BlackRock a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es desde el 5,17%, posición que había declarado hace un mes, el día 5 de noviembre. La inversión que ahora aglutina equivale a unos 147 millones de euros en función de su precio de mercado.

Bajistas a la fuga

La nueva posición se compone en su mayoría de acciones de Bankinter, a través de las que suma un 3,413%, mientras que el 0,254% restante lo alcanza a través de instrumentos financieros con derechos de voto asociados. Más concretamente, como detalla en el formulario, mediante acciones prestadas y contratos por diferencia, más conocidos por sus siglas inglesas CFD.

Además, ha habido cambios en las posiciones cortas sobre el banco. Millennium International ha dejado a cero su inversión contra la entidad después de haber llegado a triplicarla en solo dos semanas hasta controlar un 1,57% de Bankinter a través de esta estrategia.

Asimismo, AQR Capital ha reducido su participación hasta el 0,46% de su capital social. De este modo, salvo que se produzca un nuevo incremento en los próximos días, el fondo especulativo también quedará fuera de la lista de inversores bajistas de relevancia, que según los criterios de la CNMV son los que superan el 0,5% del capital.

Si se confirma este escenario, Bankinter volvería a quedar libre de cortos seis meses después de que los gestores de Citadel rompieron la tregua de cuatro años de la que había conseguido beneficiarse el banco. Este fondo está fuera del grupo de bajistas de peso en la entidad española desde el pasado julio, cuando precisamente notificaron la reducción de su apuesta a un 0,46% de sus acciones.