Ya comentamos que el cierre que vimos el pasado viernes en las acciones de PharmaMar era muy feo y no auguraba nada bueno de confirmarse en la sesión de hoy

Noticias relacionadas

Y de hecho, con la apertura en la sesión de hoy con una bajada del 10,5% tras dejar el viernes esa figura de giro ante el fracaso en el ataque de sus máximos históricos del pasado mes de julio pone de relieve que el valor necesita un descanso después de tanta subida

Ya que el valor se ha movido en este último impulso desde los 96,80 euros del pasado mes de septiembre hasta los máximos intradiarios del viernes pasado en los 148 euros, ahora es momento de ver dónde están los principales retrocesos por Fibonacci.

Evolución de las acciones de PharmaMar Eduardo Bolinches

Tal y como podemos ver en el gráfico el primer de los retrocesos, el del 38,2% ha estado totalmente destrozado en la apertura. De hecho, ha actuado como resistencia ya que los máximos de la sesión de hoy casi coinciden con los 128,40 euros. 

Sin embargo, el 61,8% que es realimente el retroceso por Fibonacci más importante todavía queda pendiente de testeo al encontrarse en los 116,40 euros, mientras que la cotización se encuentra aparentemente estable ante la presencia de la mitad del movimiento alcista medido aunque lo ha llegado a perder en formato intradiario. 

Por todo ello, podemos sacar las siguientes conclusiones:

La primera de ellas es que necesitamos ver la reconquista de los 128,40 euros para poder hablar de un mero ajuste en la cotización fruto de su extrema sobrecompra que acumulaba. 

La segunda es que perder los mínimos de la sesión de este lunes en los 120,20 euros sería una clara señal de que el valor se dirige al testeo de los 116,40 euros.

Y por último, perder ese nivel de precios que se corresponde con el 61,8% de Fibonacci implicaría, probablemente, un testeo al importante soporte de los 106,30 euros

Teniendo en cuenta lo bien que acostumbran en la empresa a mantener un flujo importante de buenas noticias es de esperar que no acabemos por ver este escenario que implicaría que los inversores que hayan comprado en la zona de máximos del pasado viernes se enfrentasen con minusvalías latentes del 28%.