Cinco millones de euros. Esa es la cifra a la que asciende la defensa en bolsa de la familia Riberas por Gestamp solo en agosto. A lo largo del octavo mes del año han salido de compras en todas y cada una de las 21 sesiones hábiles con las que ha contado este periodo. En total, y a través de múltiples operaciones cada uno de los días, han asumido un desembolso de casi 5 millones de euros.

Noticias relacionadas

Este mismo miércoles, los Riberas han comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sus últimas tandas de operaciones. Se trata de las compras ejecutadas los días 28 y 31 de agosto. En total la saga de empresarios ha desembolsado 4,97 millones de euros en la compra de 2,28 millones de acciones de Gestamp. De los números notificados al supervisor se desprende un precio medio de 2,18 euros por título.

A lo largo de estas 21 jornadas de compras, la sesión más activa de los Riberas tuvo lugar el pasado 7 de agosto, cuando se hicieron con un paquete de 210.000 acciones de Gestamp a través de varias operaciones con un precio medio de 2,11 euros por título. De hecho, ningún otro día se alcanzaron los 200.000 títulos, de manera que la jornada del 14 de agosto, con la adquisición de 167.221 acciones se coloca como la segunda más ajetreada.

Una horquilla del 11%

En el otro extremo de la tabla, el día más tranquilo de refuerzo de posiciones en la automovilística fue el 13 de agosto. Entonces, la familia tan solo adquirió 2.000 acciones a un precio medio de 2,25 euros por acción. A pesar de ser la cifra más baja, el precio más alto se tradujo en el desembolso de 4.500 euros.

Y es que ese importe por acción ha sido el más alto asumido por los Riberas en este periodo, si bien se ha repetido en hasta siete sesiones. Las adquisiciones más 'baratas' fueron las del 3 de agosto, cuando recién empezado el mes tuvieron que pagar solo 2,02 euros por título. De tal manera la horquilla de precios entre unas operaciones y otras alcanza una variación del 11%.

Vuelta después de cuatro meses

Estas compras para defender la cotización de Gestamp de los ataques bajistas fruto de la incertidumbre económica que generan en el sector la Covid-19 y el pulso comercial entre EEUU y otras potencias internacionales, incluida la Unión Europea, se activaron con la llegada del coronavirus a Europa. Desde febrero, la fabricante de componentes de automoción cae un 40% en bolsa.

Después de cuatro meses de parón, el temor a los rebrotes y a un mayor activismo de Washington en materia arancelaria han traído de vuelta estas compras. La factura total para los Riberas roza ya los 40 millones de euros.

Las operaciones se han celebrado siempre en la Bolsa de Madrid, según figura en los tres documentos remitidos a la CNMV. Además, se han efectuado siempre a través de la acerera Acek Desarrollo y Gestión Industrial, la sociedad cabecera del holding empresarial de los Riberas.

En la documentación remitida al supervisor explican también que, “dado el alto volumen de operaciones diarias, [...] los datos se corresponden con el volumen agregado de las acciones adquiridas en su fecha correspondiente y con el precio medio ponderado de adquisición de las mismas”.

En el origen de la epidemia

La cotizada fue una de las primeras del parqué español en sufrir el azote de la pandemia. En este sentido, es significativo que cuenta con una planta de producción en la misma Wuhan, la ciudad desde la que la Covid-19 se ha ido extendiendo por todo el mundo. La gerencia y los trabajadores de Gestamp estuvieron varios meses sin poder ni siquiera acceder a esta factoría.

A lo largo de agosto, las acciones de Gestamp han suscrito una remontada ligeramente superior al 10%. El consenso de los analistas fija un precio objetivo de 3,25 euros por acción para la automovilística, lo que supone un potencial alcista del 44% frente a su actual cotización. Seis de los analistas que la siguen aconsejan comprar, frente a una mayoría de 11 que se decanta por mantener y solo uno que recomienda vender.