Tras varios días de intensas negociaciones, la madrugada del martes pasado la Unión Europea conseguía llegar a un acuerdo sobre el plan de rescate de los países integrantes para la recuperación económica, por la pandemia del coronavirus.

Noticias relacionadas

Propuesto inicialmente en mayo, el plan de 750.000 millones de euros supone una fuerte afirmación de la integración europea y el apoyo firme a los países más afectados. El plan incluye préstamos a bajo interés, así como 390.000 millones de euros en forma de subvenciones que se otorgarán a los estados miembros más afectados, con España como uno de los más beneficiados.

El ‘Plan de Recuperación para Europa’ se centra en tres objetivos o "pilares" principales hacia los que se canalizarán las inversiones: ayudar a los Estados miembros a recuperarse, repararse y salir reforzados de la crisis; reactivar la economía y ayudar a la inversión privada, aprender las lecciones de la crisis y abordar los desafíos estratégicos de Europa.

Oportunidades para inversores

Sin duda esta es una buena noticia para la economía europea, pero también para los mercados y los inversores en renta fija europea, ya que probablemente reducirá la prima de riesgo, entendida como el rendimiento adicional necesario para compensar el riesgo político de Europa, que se ha reducido con la aprobación de este plan. La noticia parece bastante positiva para bonos de gobiernos y bonos corporativos y, probablemente, también para otras divisas europeas, además del euro.

Entre los potenciales beneficiados estarían los fondos encuadrados en la categoría VDOS de Deuda Pública Euro, que invierten en activos del mercado monetario y de renta fija, con una duración media superior a los 12 meses. Incluye emisiones de deuda de organismos públicos o gobiernos, que han de tener un rating S&P igual o superior a BBB-, o equivalente.

Evolución de Deuda Pública Euro, con fecha del 27 de julio. VDOS

Los emisores han de estar radicados en países de la Zona Euro y denominados en la divisa común, pudiendo incluir en su cartera hasta un máximo del 10 por ciento en una divisa distinta a ésta, sin cobertura. La rentabilidad media de la categoría en el año, medida por su índice, es de 1,74 por ciento.

Se han seleccionado los fondos de esta categoría, con la mayor calificación, cinco estrellas de VDOS, y aportación mínima igual o inferior a 6.000 euros. De esta selección, el mejor comportamiento en el año por rentabilidad es el de la clase E de capitalización en euros de AMUNDI S.F. - EURO CURVE 10+ YEAR con una revalorización de 7,46 por ciento. A un año obtiene una rentabilidad de 7,80 por ciento con un coste por volatilidad de 11,57 por ciento. Busca aumentar el valor de la inversión durante el período de tenencia recomendado, invirtiendo principalmente en bonos denominados en euros, emitidos por gobiernos, entidades supranacionales y municipales, con vencimiento en 10 o más años.

Puede utilizar derivados para reducir diferentes riesgos, para una gestión de carteras eficiente o como una forma de obtener exposición a diversos activos o mercados. Con un patrimonio bajo gestión de 106 millones de euros, sus mayores posiciones en cartera corresponden a emisiones de República de Francia 0,7% (25/07/30) (7,91%);,Reino de España 4,2% (31/01/37) (5,50%), República de Francia 4% (25/04/60) (4,62%), República de Italia 2,95% (01/09/38) (4,40%), y República de Francia 1,75% (25/05/66) (3,75%). Su comisión fija es de 1,05 por ciento y de depósito de 0,50 por ciento.

También con un horizonte de inversión a largo plazo, la clase R en euros de EURIZON FUND-BOND EUR LONG TERM LTE obtiene en el año una rentabilidad de 4,09 por ciento y un 3,85 por ciento en el último periodo anual, con un dato de volatilidad de 7,59 por ciento. Invierte principalmente en deuda de alta y media calidad (grado de inversión) e instrumentos relacionados con deuda emitidos por entidades públicas o empresas privadas de cualquier país y denominado en euros. Además, tiene derecho a mantener efectivo, incluidos depósitos a plazo en entidades de crédito. La duración de la cartera será generalmente de entre 6 y 12 años.

Sus mayores posiciones en cartera incluyen las emisiones de República de Francia 1 1/2 05/25/31 (2,97%), República de Francia 1 1/4 05/25/34 (2,48%), República Alemana 4,25% 07/39 (2,05%), República de Francia 0 1/2 05/25/26 (1,94%) y República de Francia 0 11/25/29 (1,80%). Su patrimonio gestionado es de 3.280 millones de euros, siendo necesaria una aportación mínima de 500 euros para suscribir su clase R en euros. Aplica a sus partícipes una comisión fija de 0,40 por ciento.

Un 2,71 por ciento es la rentabilidad obtenida desde comienzos de año por la clase C en euros de BLUEBAY FUNDS - BLUEBAY INVESTMENT GRADE EURO GOVERNMENT BOND, registrando a un año una revalorización de 3,28 por ciento con un coste por volatilidad de 5,91 por ciento. Se propone como objetivo lograr un rendimiento total superior a su índice de referencia, el Bloomberg Barclays Capital Euro Aggregate a partir de una cartera de valores de renta fija con calificación de grado de inversión. Busca explotar diferentes fuentes de alfa con el fin de generar un retorno superior al de su índice, sobre e infraponderando respecto al índice dentro de los límites de exposición, para crear una cartera de renta fija bien diversificada.

Los cinco mayores emisores por su contribución al movimiento del diferencial son Bono OAT de la República Francesa (2,19%) Buoni Poliennali del Tesoro de la República de Italia (1,52%) Bono del Gobierno del Reino de España (1,01%) Bono del Gobierno del Reino de Bélgica (0,70%) y Bono del Gobierno de la República Helénica (0,63%). Sus participes soportan una comisión fija de 2 por ciento.

Los mercados de bonos europeos deberían ahora mostrar una mayor fortaleza, por lo que los rendimientos probablemente se limiten, ya que, si los países pueden pedir prestado a la Unión Europea a un tipo de interés bajo, no tendrán que emitir tanta deuda propia. Esto también es bastante positivo desde el punto de vista de los inversores, especialmente en el caso de mercados periféricos como España e Italia o países como la República Checa o Rumanía, que tienen bonos denominados en euros.