Wall Street volvió a luchar por la remontada contra todo pronóstico este lunes. La ausencia de datos macroeconómicos de calado dan la oportunidad a los cazadores de gangas a abandonar su espera en una semana que se espera marcada por la rotación de carteras de cara a la foto de cierre semestral. Además, el viernes no será operativo en la Bolsa de Nueva York, donde se adelantará un día la celebración del Día de la Independencia.

Noticias relacionadas

Además, los planes de reapertura económica se han paralizado oficialmente en una docena de estados, incluidos Florida, Texas, California y Arizona. El objetivo no es otro que frenar el galopante ritmo de contagios que atraviesa EEUU. En este punto, cabe señalar que 42.000 afectados.

Con este escenario, el Dow Jones rebotó un 2,3% hasta los 25.595 puntos. Un 1,5% subió el S&P 500, que se reafirmó por encima de los 3.053 puntos. El tecnológico Nasdaq, cuyas gigantes empiezan a sufrir un creciente acecho de bajistas, creció un 1,1% hasta los 9.961 puntos.

En el foco de los inversores, el boicot de anunciantes que están sufriendo las redes sociales del grupo Facebook. Este lunes, Diageo y Starbucks se han sumado al creciente grupo de grandes compañías que anuncian la retirada de sus campañas publicitarias por la falta de efectividad de la compañía de internet en el freno a mensajes racistas y de odio. Con este nuevo impulso a la campaña #StopHateForProfit (#PararOdioPorBeneficio), la de Mark Zuckerberg logró resistir y subió más de un 2%.

La gasista Chesapeake Energy, que ha solicitado su acogida al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas de EEUU. La pionera del ‘fracking’ ha visto menguar sus márgenes en los últimos tiempos hasta verse abocada a esta situación para renegociar deudas por 9.000 millones de dólares. Su caída supone la mayor del sector, y el objetivo es reducir su endeudamiento en hasta 7.000 millones. Las acciones del grupo se mantuvieron estancadas.

Kardashian y remdesivir

La firma de perfumería y productos de belleza Coty sube más de un 13% tras haber anunciado un acuerdo para la compra del 20% de la empresa cosmética de Kim Kardashian West por 200 millones de dólares. La operación podría dilatarse hasta el tercer trimestre del año que viene, pero engordaría sensiblemente el catálogo premium del grupo dueño de marcas como Wella, Rimmel y Max Factor.

Las acciones de la alemana Bayer cotizadas en Wall Street también fueron protagonistas de la sesión. Con cruces planos responden al hecho de que la agencia Moody’s haya decidido mantener el rating del grupo químico en ‘Baa1’ después del acuerdo alcanzado la semana pasada para zanjar varios litigios heredados de su adquisición de Monsanto. Este pacto, focalizado en las demandas por el uso del glifosato en algunos fertilizantes “elimina una cantidad significativa de incertidumbre sobre los riesgos financieros y reputacionales”, señala la firma de calificación.

Todavía en este sector, Gilead Sciences vuelve a la palestra tras haber anunciado los precios que pondrá para su tratamiento de remdesivir contra el coronavirus. La farmacéutica estadounidense ha establecido un coste de 390 dólares por dosis o vial, lo que implica que por tratamiento el precio alcanzará los 2.340 dólares para los sistemas de salud públicos. Para instituciones privadas de países desarrollados, el precio sube hasta los 520 dólares por dosis.