La Reserva Federal de EEUU (Fed) incluye desde esta semana los ETF de deuda corporativa en su programa de compras. La institución monetaria estrena arsenal frente al coronavirus y muchos inversores quieren ponerse a tiro. Aquí están los vehículos que los expertos recomiendan para ello.

Noticias relacionadas

En el punto de mira de la Fed están los ETF especializados en emisiones de deuda corporativa con grado de inversión o recién llegadas a la categoría de ‘bono basura’. Estos últimos son los que pasan de un rating ‘BBB’ a uno ‘BB’. Cada vez son más y en jerga financiera se los conoce como ‘ángeles caídos’. Sin embargo, los expertos consultados por Invertia recomiendan no perseguir estas emisiones candidatas al recorte, sino optar por otra estrategia.

Tampoco se trata de intentar adivinar cuáles serán los primeros ETF en recibir la munición compradora de la Fed de Nueva York, que es la encargada de este programa. En su lugar, el consejo es identificar los fondos -cotizados o no- que tienen en su cartera un mayor número de emisiones susceptibles de atraer el apetito de la institución monetaria dentro de la normas que ella misma se ha fijado.

Con miras a la remontada

En este caso, aunque el vehículo elegido no llegue a recibir una inversión directa de la Reserva Federal, sí que se habrá beneficiado de su arsenal comprador. A mayor demanda de estas emisiones, mayor precio de cotización y, por tanto, mayor rentabilidad acumulada en cartera y facilidad para vender con más holgura en caso de necesidad.

A este planteamiento de base, el asesor financiero José María Luna suma otro consejo. El socio de Luna Sevilla Asesores Financieros advierte de que, “además de ir siempre por el carril que van los bancos centrales, cuando se buscan posiciones en renta fija hay que pensar ya en la fase de recuperación”.

En este sentido, señala que además de la liquidez de la emisión hay que valorar la solvencia de las compañías, algo que sin duda no se pasará por alto en los cuarteles generales de la Fed.

Este punto es especialmente relevante si se considera que la remontada económica “se puede demorar más allá del cuarto trimestre del año”, periodo que el mercado parece estar descontado en la actualidad. De momento, el mismísimo presidente de la Fed, Jerome Powell, ha reconocido este miércoles que la recuperación podría llevar “más meses de lo que nos gustaría”.

No solo cotizados

Los fondos cotizados favoritos de Luna para ponerse a tiro de las compras de la institución monetaria sin olvidarse de las precauciones ya señaladas son el Amundi Index Barclays US Corp BBB 1-5 UCITS ETF y el iShares Corp Bond UCITS ETF. Ambos están focalizados en emisiones con grado de inversión en los escalones más cercanos al ‘high yield’, los que parecen gozar de la preferencia de los programas de compra del banco central estadounidense.

Con el objetivo de beneficiarse también del repunte de precios que la llegada de los ‘ángeles caídos’ podría traer a la categoría ‘basura’ gracias al respaldo de Powell, el asesor de Luna Sevilla elige dos fondos que tienen margen para incluir en su cartera una parte significativa de estos papeles. Se trata del Nordea 1 US Corporate Bond y del Invesco Global Investment Grade Corporate Bond.

Replicando índices

Desde la gestora Lyxor, la firma especializada en ETF del grupo francés Société Générale, sus responsables apuntan hacia dos fondos cotizados como los más indicados para aprovechar la estrategia que abre el arma más reciente de la Fed.

El primero de ellos es el Lyxor BofAML $ High Yield Bond UCITS ETF, que replica el índice Bank of America US High Yield Constrained, cuya cartera está compuesta en un 55% por bonos con rating ‘BB’, el primer escalón dentro de los ‘basura’. El segundo es el Lyxor iBoxx EUR Liquid High Yield BB UCITS ETF, que se compone en un 95% de bonos ‘BB’.

Con este mismo enfoque, desde VDOS apuntan al Capital Group US Corporate Bond Fund (Lux) EUR como uno de los que ofrece una rentabilidad anualizada más alta en los últimos tres ejercicios. Además, el vehículo cuenta con cinco estrellas de calidad en el baremo de la consultora, el máximo posible, y se puede entrar en él con una inversión mínima inferior a los 6.000 euros.

Estas son características comunes también para el NN (L) US Credit Cap y el UBS (Lux) Bond Sicav - USD Corporates. Tanto estos dos como el anterior gozan de una rentabilidad media anualizada que roza el 20%.

Atención a la solvencia

Aunque la lluvia de ‘ángeles caídos’ promete ir a más en los próximos meses, Powell no deja de ganar contundencia ante una crisis para la que todavía es difícil vislumbrar un fin. “Continuaremos utilizando nuestras herramientas al máximo hasta que la crisis haya pasado y la recuperación económica esté en marcha”, ha asegurado en su última comparecencia pública.

Con el extra de seguridad que ofrece invertir en un fondo con posiciones diversificadas en lugar de apostar por una única emisión, la estrategia parece estar servida. Habrá que ver cuántos billetes imprime la Fed y cómo va distribuyendo finalmente sus compras para llegar a todos los rincones de la mayor economía del mundo. Mientras tanto, conservar el criterio selectivo y vigilar la solvencia de las compañías emisoras se convierte en el mejor arma de prudencia para el inversor.