Acerinox no tardaba en despegarse del tono bajista de la sesión bursátil de este jueves. La metalúrgica ha ido engordando las subidas hasta cerrar la sesión con alzas del 3,8% motivadas por el efecto llamada que ha tenido el potencial alcista del 97% que Bank of America le ha concedido.

Noticias relacionadas

Los analistas del banco estadounidense de inversión han revisado sus números para Acerinox y la sorpresa ha sido mayúscula. En un momento en el que muchos inversores huyen de los valores cíclicos por miedo a que la recesión del coronavirus sea más larga y profunda de lo que se descontaba, los de Bank of America han mejorado su recomendación sobre el valor industrial hasta comprar desde neutral.

Esta revisión alcista de consejo inversor se ha acompañado también de un significativo incremento de precio objetivo. Desde los 7 euros hasta los 12 por acción, lo que implica un potencial alcista del 97% para la acerera con respecto al cierre de la sesión de ayer miércoles. Incluso después de las ganancias de este jueves, la cancha para la remontada hasta el techo que fijan los americanos es todavía del 90%.

Antidumping y liquidez

El cambio de criterio del banco de inversión llega después de un encuentro con el director financiero de la compañía, Miguel Ferrandis. El informe al respecto, al que ha tenido acceso Invertia, señala que el directivo se mostró “optimista mirando más allá del Covid”. En este sentido, los analistas señalan que después de una “depresión de la demanda en el segundo trimestre”, la compañía ya está experimentando “incremento en los pedidos en camino hacia una normalización a principios de 2021”.

Este repunte es el que hace que, según los analistas, Acerinox “se destaque frente a sus comparables”. Además, subrayan que las últimas medidas antidumping introducidas por la Unión Europea (UE) hacen que el clima comercial sea ahora “menos malo” que hace unos meses.

Con todo ello, calculan que podría conseguir un incremento de pedidos del 18% el año que viene, hasta los 2.300 millones de toneladas, por encima de 2019, pero aún por debajo de los números de 2018.

Otro argumento que dan a favor de su visión alcista es que la compañía se ha enfocado “en la preservación de efectivo” en un momento en que “la liquidez es el rey” en el mercado. En este sentido, subrayan que con los 1.500 millones de euros que la acerera tiene en la caja fuerte “cubre sus vencimientos de deuda hasta 2025”.