Las aerolíneas están en el ojo del huracán de la crisis del coronavirus, pero no todas se enfrentan a estas turbulencias con la misma carga. El desplome en bolsa que no ha hecho más que empeorar el aspecto de algunas ha convertido a otras más sólidas en un ganga, aunque no exenta de riesgos. Cuatro compañías del sector son ahora mismo compra para más de un 70% de los analistas.

Noticias relacionadas

Con la flota en tierra y sin saber cuándo podrá remontar el vuelo, la inversión en aerolíneas supone un riesgo no apto para todas las carteras. Sin embargo, se convierte en una opción tentadora para aquellos más tolerantes a la volatilidad y con una cartera bien diversificada. No todo vale en esta estrategia, pero los planes de desescalada del confinamiento y los de rescate financiero para el sector que ya ultiman o han comenzado a implementar muchos países, anima esta estrategia.

De entre las 20 aerolíneas cotizadas más representativas que operan en EEUU y Europa, la hispano-británica IAG es la más respaldada por la comunidad inversora en estos tiempos de vientos de cara. La cabecera de Iberia y British Airways, que ha puesto sobre la mesa el despido de hasta 12.000 empleados, es compra para 12 de los 14 analistas que siguen su evolución. De los otros dos, uno aconseja mantener posiciones y otro, deshacerlas.

El porcentaje de consejos de compra alcanza un 85,7% inimitable en todo el sector, según datos aportados por Refinitiv. Su potencial alcista de consenso supera el 150% hasta los 5,93 euros por acción. Y eso que en el último mes los tijeretazos no han parado de sonar. Con la firme determinación de Reino Unido en salvar las que fueran sus aerolíneas de bandera, IAG es la cotizada del Ibex 35 que más altura ha perdido, casi un 65% desde que empezó el año.

La segunda aerolínea que más analistas recomiendan comprar "pasaje" es Air Canada. Un 81,3% de los expertos que vigilan su trayectoria se decanta por comprar acciones de una compañía que ha perdido un 62% de su valor en la Bolsa de Toronto en este bajista 2020. De los 16 analistas que marcan recomendación para sus acciones, 13 se decantan por la venta y los tres restantes por mantener.

Dos 'low cost' en el podio

En otras palabras, nadie recomienda vender acciones de la norteamericana, sino todo lo contrario. Hasta los 31 dólares canadienses por acción en los que está su actual precio objetivo de consenso, según Refinitiv, el margen para la remontada es ligeramente superior al 70%.

La lista de favoritas de los analistas se completa con dos ‘low cost’ que nacieron como tales. El hecho de que su estructura financiera, productiva y de organización fuera concebida desde el inicio para ahorrar costes y maximizar márgenes en todo lo posible juega ahora a favor de la húngara WizzAir y la irlandesa Ryanair. Se da la circunstancia de que ambas cotizan en la Bolsa de Londres, una en peniques y la otra en euros.

Entre las dos, la húngara consigue un respaldo más holgado de parte de los analistas. Ninguno de los 19 que sigue su evolución aconseja vender sus acciones, mientras que 15 animan a comprarlas. Un 78,9% en números relativos. De los 22 que emiten consejo sobre Ryanair, hay dos que incitan a deshacer posiciones (9,1%) frente a 16 que recomiendan incrementarlas (72,7%).

Por lo que se refiere a su recorrido alcista, también gana WizzAir. El panel de expertos que monitoriza Refinitiv otorga a la aerolínea un precio objetivo de 36,495 peniques, lo que supone un margen del 39,5% para la remontada desde su actual cotización. En la irlandesa, los 12,54 euros por título de consenso se traducen en una cancha del 35,8%.

Las nórdicas no despegan

Solo otras dos compañías alcanzan mayoría de recomendaciones de compra. Son las estadounidenses Delta Airlines (61%) y United Airlines (50%). Sus respectivos potenciales alcistas alcanzan el 65% y 86% en la Bolsa de Nueva York, hasta los 35,8 y los 44,86 dólares, respectivamente. Además, ninguno de los expertos del panel aconseja la venta de sus títulos.

Muy distinto es el panorama de la nórdica Finnair. Ni uno de los expertos que siguen sus números aconseja la compra de sus acciones. En su lugar, un 60% se decanta por mantener y el 40% restante incitan a las ventas. Además, los 3,42 euros que marcan como precio objetivo de consenso suponen un potencial bajista del 3,8% para una compañía que ya ha perdido un 40% en la Bolsa de Helsinki.

A pesar de los avances para su rescate y las operaciones de reestructuración que ya ha llevado a cabo, la alemana Lufthansa es la más señalada para la venta. El desplome del 52% que acumula en la Bolsa de Fráncfort se les antoja poco a los analistas que en un 67% aconsejan deshacer posiciones y plantean un recorrido bajista adicional del 12% para sus acciones, hasta los 6,97 euros por acción.

La situación no mejora mucho en Norwegian, donde la amplia reestructuración de capitales que acaba de aprobar para esquivar la quiebra se traduce en un potencial bajista del 30% después de haber caído un 86% en la Bolsa de Oslo. Ni un solo analista aconseja comprar sus acciones por muy atractivos que parezcan sus precios.

Sin pasión turca

Las recomendaciones de los expertos tampoco son especialmente favorables para Turkish Airlines. A pesar de que Turquía ha conseguido mantenerse relativamente al margen del foco de la epidemia y de que su operativa es incluso más global que la de muchos de sus rivales europeos, obtiene el mismo número de recomendaciones de compra que de mantener, un 46,2% de las mismas.

Su potencial alcista alcanza las 14,94 liras turcas, cerca de un 42% desde su actual precio en la Bolsa de Estambul.