Los avisos sobre investigaciones o previsiones en torno al coronavirus están a la orden del día entre las cotizadas de todo el mundo. En medio de esta vorágine, el supervisor estadounidense ha decidido pasar a la acción. La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) ha pedido aclaraciones a 23 compañías por anuncios referidos a la pandemia.

Noticias relacionadas

Las actuaciones más recientes de la SEC tienen que ver con dos compañías del sector médico: Predictive Technology Group y SCWorx. El supervisor detuvo la cotización de ambos valores el miércoles pasado tras pedirles más detalles sobre sus planes para vender pruebas de diagnóstico del Covid-19. Y no es un hecho aislado, especialmente entre pequeñas cotizadas de biotecnología que no tienen exigencias de transparencia e información pública tan elevadas como las grandes farmacéuticas.

Desde la SEC se han justificado estas medidas como un esfuerzo para “garantizar que nuestros inversores no sean víctimas de fraudes o prácticas ilegales en estas condiciones económicas y de mercado sin precedentes”. Así lo recoge un comunicado de la institución fechado este jueves.

Estas advertencias ya comenzaron en febrero, cuando el virus comenzaba a aparecer en los medios de comunicación en EEUU, aunque con un tratamiento tangencial. Además, sigue la misma pauta que se ha usado en otras ocasiones con temas de inversión que causan furor a corto plazo y que son susceptibles de generar la atención entre público no familiarizado con los mercados, como ocurrió con las criptomonedas y las compañías de cannabis.

Otras 21 compañías han visto suspendida su negociación por anuncios sobre supuestos logros contra la epidemia en los últimos días.

El caso de PharmaMar

Bravatek Solutions por asegurar que estaba trabajando en un desinfectante capaz de acabar con el virus, Aarayit por anunciar un análisis de sangre para la detección del Covid-19, Applied BioSciences por el anuncio del lanzamiento de pruebas de detección caseras y Parallax Health Sciences por comunicar nuevas herramientas de detección rápida, kits de diagnóstico y equipos de protección personal (EPI) han sido algunas de las requeridas a filas por la SEC. En la mayoría de casos, se han aportado las informaciones requeridas por el supervisor sin mayor trascendencia.

En el mercado español, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha llevado una actuación en esta línea con la farmacéutica de origen gallego PharmarMar. La compañía anunció en una presentación con periodistas y analistas que estaba investigando las aplicaciones de su fármaco Aplidin contra el virus de Wuhan, un extremo que el supervisor obligó a explicar en una comunicación a todo el mercado.