La inversión en emergentes suele asociarse con más riesgo y volatilidad. Sin embargo, Pedro Pérez-Riu, gestor y responsable de mercados emergentes de Trea AM, defiende que esta es una vinculación errónea que se debe a que “los mercados emergentes son muy desconocidos en España”.

Noticias relacionadas

El gestor explica que “dentro de mercados emergentes hay muchas cosas”, entre las que señala “países con calificaciones crediticias muy sólidas” y “grandes compañías” en mercados como Turquía, Ucrania, Rusia, Asía y América. En su opinión, la inversión en este segmento “es una forma de diversificación”, que es lo que requiere una situación de incertidumbre global como la actual.

En este sentido, defiende que “no hay que tenerles miedo o pensar que todo en mercados emergentes es necesariamente volátil”. Asimismo, señala que “hay considerablemente menos impagos en deuda emergente que en otros activos con los que compite como los bonos high yield europeos y estadounidenses”.

Con estos argumentos, el experto defiende que se trata de “un gran activo para invertir”. Su estrategia pasa por seleccionar emisiones corporativas y también soberanas “que estén más baratas de lo que su situación fundamental aconseja”.

Dentro de esta descripción, el gestor de Trea apunta especialmente hacia emisiones de deuda emergente “en moneda dura y sobre todo en dólares”, también porque “es un universo enorme” en el que es más factible encontrar oportunidades.