Los mercados detestan la incertidumbre y no cabe duda de que durante el primer trimestre de este año han tenido que digerir dos shocks significativos. Desde luego, el más dramático ha sido la pandemia del Covid-19, pero el retroceso de un 50% en los precios del petróleo no deja de tener su importancia. Como podría esperarse, los mercados no han reaccionado bien a estas sorpresas.

Noticias relacionadas

Sin duda, la actual crisis no tiene precedentes, por lo que es normal que la economía global y los mercados de renta variable estén tan sorprendidos. Pero, como inversores, conviene comenzar a pensar ya en el ‘otro lado del túnel’, en el momento en que la actividad global se reanude y vayamos lentamente, y con cautela, normalizando nuestras vidas. Procurar dejar de lado el pánico y considerar algunos sectores que pueden salir fortalecidos de esta gran crisis.

Si un sector va a salir robustecido de todo esto es el tecnológico. Y, dentro de este sector, algunas áreas específicas se perfilan como ganadoras: comercio electrónico, descubrimientos sobre el genoma, máquinas inteligentes, finanzas novedosas y acumulación exponencial de datos.

Compras 'online' y manejo de 'big data'

El uso intensivo de la compra online, la necesidad de investigar soluciones para combatir el Covid-19, el uso de maquinaria de impresión 3D para fabricar material sanitario de protección y apoyo, la concesión de crédito online o el enorme volumen de datos para gestionar y analizar la información sobre la expansión de la pandemia, son algunos de los ejemplos que están potenciando el valor de estas actividades.

Esto se refleja en la rentabilidad en el año de los fondos de inversión de la categoría sectorial VDOS de TMT, una de las cuatro que menores retrocesos registra, junto con biotecnología, salud y consumo. De esta categoría, se ha hecho una selección de los que, con las mayores calificaciones de cinco y cuatro estrellas de VDOS y una aportación mínima de 6.000 euros o menos, tiene en el último año el mejor comportamiento por volatilidad.

La menor volatilidad corresponde a Polar Capital Global Technology, con un 10,6% de rentabilidad y una volatilidad del 17,5% en el último periodo anual en su clase R de distribución en euros. Invierte a largo plazo en una cartera diversificada de compañías tecnológicas, siguiendo una filosofía de inversión bottom-up de selección individual, dentro de un marco temático. Consideran que el crecimiento de beneficios y de flujos de caja son los principales impulsores del valor de una acción, por lo que tienen un enfoque de crecimiento.

Como resultado, un sesgo hacia empresas de pequeño y mediano tamaño. Sin embargo, su estilo les permite también capturar el crecimiento secular de las empresas de mayor tamaño. Las mayores posiciones en la cartera del fondo incluyen acciones de Microsoft (6,6%), Alphabet (5,2%), Apple (4,7%), Alibaba (4,4%) y Advanced Micro Devices (3,8%). Aplica a sus partícipes una comisión fija del 1,5% y de depósito del 0,02%. Además, un 10% de comisión variable sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia, el Dow Jones Global Technology Net Total Return.

Innovación y potencial en bolsa

La clase A con cobertura en euros de Janus Henderson Global Technology se anota un avance por rentabilidad en el último año del 1,6%, con una volatilidad del 18,3%. Se propone obtener un crecimiento del capital a largo plazo, con el objetivo de batir al índice MSCI ACWI Technology Index por al menos un 2% anualizado en un periodo de cinco años. Invierte en compañías creadoras de avances tecnológicos y que se beneficien de ellos, con balances contables sólidos y un potencial de crecimiento que les permita una mezcla optima de riesgo y crecimiento.

Las mayores posiciones corresponden a Microsoft (7,64%), Adobe (4,55%), Amazon (4,47%), Salesforce.com (4,05%) y Mastercard (3,96%). La suscripción de la clase A con cobertura en euros requiere una aportación mínima de 2.500 euros, con un gravamen a sus partícipes de una comisión fija del 1,5%.

Un 2,2% es la rentabilidad obtenida en el último año por la clase Classic de capitalización de BNP Paribas Disruptive Technology con una volatilidad del 18,4% en el mismo periodo. Invierte en acciones de empresas innovadoras o que se beneficien de tecnologías innovadoras como inteligencia artificial, computación en la nube y robótica. Se gestiona de manera activa, pudiendo invertir en valores que no estén incluidos en su índice de referencia, el MSCI World Information Technology 10/40 (NR). Tiene en cuenta, además, criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) al seleccionar los valores a incluir en su cartera.

Cuenta con una cartera concentrada de entre 30 y 50 títulos globales que se benefician del modo en que las nuevas tecnologías están cambiando el mundo. Microsoft (5,83%), Apple (4,74%), Visa A (3,83%), Alphabet A (3,65 %) y Amazon (3,32%) representan las mayores posiciones en la cartera de este fondo, que aplica una comisión fija del 1,5%.

Evolución comparativa de fondos de inversión en tecnología. VDOS

De cara al resto de 2020, puede estimarse que las bolsas pasen por etapas de elevada volatilidad en su intento de lidiar con la incertidumbre generada en torno a la duración y gravedad de la crisis del coronavirus y su impacto en la economía global. Asimismo, por las perspectivas de oferta y demanda de petróleo y la reacción de los gobiernos a estos hechos. No va a ser un año fácil, pero saldremos adelante. Y hay que estar preparados para entonces.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS.