La pandemia global por coronavirus ha derivado en una reacción violenta de los mercados financieros. Desde China a Estados Unidos, pasando por Japón o Europa, la volatilidad ha alcanzado unos niveles solo vistos tras el colapso de la economía en 2008. Mientras los inversores en renta variable están más acostumbrados a estas situaciones de pánico -o, por lo menos, deberían estarlo- no ocurre así con los inversores más conservadores.

Noticias relacionadas

La renta fija se asocia, normalmente, con seguridad, como valor refugio de la volatilidad a la que se debe estar dispuesto a afrontar si se opta por la renta variable.

Sin embargo, el impacto en los fondos de renta fija ha sido de tal magnitud que ha llevado a algunos productos a caer por encima del 20% desde máximos. Es cierto, que se trata de fondos que cuentan en su cartera con bonos de alto rendimiento o high yield, pero los fondos de categorías más defensivas tampoco se salvan.

Por poner algunos ejemplos, fondos categorizados de riesgo uno como el BBVA Rendimiento España positivo, se deja en el año un 2,52%, algo menos caen el Eurovalor Ahorro Rentas o el Bankia Horizonte 2025, que bajan respectivamente un 1,57% y un 1,55%. Si elevamos el riesgo al dos, fondos tan populares como el Ing Direct Fondo Naranja Renta Fija o el Caixabank Master Renta Fija Privada euro, pierden un 4,56% y un 3,28%, respectivamente.

Ante esta situación cabe preguntar, ¿por qué estos activos calificados de seguros están teniendo este comportamiento? “Ante situaciones de pánico tan extremas, como en la que nos encontramos, lo primero que sufre es el mercado de crédito”, explica Iñaki Palicio, asesor financiero y socio de Consulae EAF.

La buena noticia, según Palicio, es que los bancos centrales han hecho sus deberes actuando de manera rápida y contundente, dejando un mensaje de apoyo claro a la economía. En semanas pasadas, ningún banco central ha escurrido el bulto. Todos, sin excepción, la Fed, el BCE, el Banco de Japón y el de Inglaterra han comunicado que harán todo lo que haga falta.

“Aquellas famosas palabras de Mario Draghi se han vuelto a ver, lo que va a asentar las bases para que veamos una cierta estabilización. De hecho, ya lo estamos viendo en los mercados primarios de renta fija”, asegura el experto financiero, estimando que veamos suelo del mercado a medio plazo.  

Ciberseguridad e ISR

Pero, ¿qué pueden hacer los inversores conservadores? Palicio advierte de que no es momento de hacer ajustes en carteras, sino de esperar pacientemente a que la volatilidad tan extrema en la que nos encontramos se apacigüe. Eso sí, recomienda estar alerta porque cuando las situaciones de pánico son tan fuertes siempre hay lugar para oportunidades a largo plazo.

Una vez esté más tranquila la situación, el asesor es partidario de plantear las carteras de cara a los próximos años. Palicio ve prioritario huir de activos high yield, especialmente de sectores que puedan verse especialmente afectados por la situación que estamos viviendo, como fondos con fuerte peso en bonos de empresas energéticas, donde la situación del petróleo puede hacer, incluso, desaparecer algunas compañías.

En cuanto a deuda país, recomienda alejarse de las regiones que puedan tener problemas graves en su economía.

¿Cuáles son los mejores fondos de tu banco?:

 

Por el contrario, Palicio ve grandes oportunidades en renta fija emergente. “China, Corea o Japón van un paso por delante de nosotros, su recuperación será más pronta que en otros países”, afirma.

Respecto a renta fija corporativa recomienda no optar por aquellos negocios que hayan caído más, sino por los que hayan caído por el ruido del mercado, que entendamos bien y que tengan un claro recorrido. Por ejemplo, “la ciberseguirdad es algo que es presente y que es un negocio a futuro, y con ella la inteligencia artificial y el 5G”, dice el experto.

De igual modo, opina que los fondos ESG, dado el cambio real de mentalidad, tienen mucho recorrido a futuro. Bonos de compañías de energía limpias o que tengan muy presente el cambio climático en su negocio son la apuesta de Palicio.

Ahora bien, recomienda no apresurarse y no obsesionarse por ser los primeros en comprar porque “todavía no conocemos cual va a ser el impacto real sobre los mercados, no tenemos claro si hemos visto el suelo o todavía puede estar un poco más abajo”. Es más, asegura que esto “va a depender de cuánto se tarde en controlar la propagación del coronavirus, no solo en Europa sino también en EEUU”.