Las acciones de Liberbank nunca habían marcado un precio tan bajo. La entidad heredera de Cajastur se desploma hasta los 0,29 euros por acción ante el convencimiento de que la expansión del coronavirus se traducirá en una mayor permanencia de los tipos de interés en mínimos históricos en la Eurozona. Ni la confirmación del reparto de dividendo la ha salvado del castigo.

Noticias relacionadas

En los cruces más bajistas de la sesión, Liberbank ha llegado a perder un 2,5% de su capitalización. En la última semana, el retroceso se amplía hasta el 11%. En el año, la pérdida de valor del banco alcanza el 15% con estas últimas caídas. Y aunque el consenso de los analistas le da un potencial alcista del 43%, hasta los 0,41 euros por título, el rebote sigue sin asomarse por su gráfica.

Este jueves, la entidad financiera ha confirmado el pago de 22,13 millones de euros en dividendos. El consejo de administración ya había apuntado hacia esta marca, pero ha sido hoy cuando se ha elevado formalmente como propuesta a la próxima junta de accionistas, cuya celebración está prevista para el próximo 1 de abril. El pago, según el orden del día publicado para la asamblea, tendrá lugar unos días después el 17 de abril de este año.

Dividendo y recompra

La cantidad señalada se traduce en 0,00728 euros brutos por cada acción de Liberbank, lo que supone una rentabilidad por dividendo del 2,51% sobre la cotización a la que este jueves se ha hundido su gráfica. Además, supone un 'pay out' del 20% sobre el beneficio que la entidad cosechó en 2019, que ascendió a 110,67 millones de euros.

Liberbank es el único banco cotizado español que, además, tiene vigente un plan de recompra de acciones propias. Una vía de retribución al inversor que es mucho más común entre los bancos estadounidenses. Tiene previsto para ello un total de 20 millones de euros con los que adquirir hasta 62 millones de títulos, equivalentes a un 2,04% de su capital social.