La inestabilidad política es a los mercados lo que el cuento del 'coco' para un niño. Además de temor, genera parálisis. Sin embargo, no parece que este sea el escenario que los inversores están descontando para España con el Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Así lo ha descrito este miércoles Santiago Satrústegui, presidente de Abante.

Noticias relacionadas

En opinión del cabeza de la firma independiente de asesoría financiera, que este miércoles ha presentado sus perspectivas para 2020, "la clave para valorar al Gobierno está en la prima de riesgo". Y en las últimas semanas apenas se ha movido, y siempre sin traspasar al alza el umbral de los 70 puntos básicos. Según Joaquín Casasús, director general de Abante, "el Gobierno actual no tiene la intención de saltarse las reglas de juego de Europa, por más gestos que haga". Y parece que eso es lo que descuentan los inversores.

Entre las primeras medidas que ha anunciado el Ejecutivo, Abante aplaude "el acierto" de haber situado a José Luis Escrivá al frente de la reforma de las pensiones. Una cuestión en la que "todo el mundo quiere ser lo más generoso posible pero hay que echar cuentas", ha criticado Casasús. Por lo contrario, Satrústegui ha lamentado que se haya recuperado el proyecto para el establecimiento de una 'tasa Tobin'. "No parece lo más conveniente" ha comentado, más comedido que otras veces, al apuntar que el gravamen "terminará trasladándose al inversor y estará lejos de recaudar lo que se prevé". Algo que efectivamente ya ha ocurrido en otros mercados, como Francia, donde ya se está aplicando este impuesto.

Desde Abante defienden que los índices de bolsa ya no son tanto reflejo de la situación o expectativas sobre un país, sino de las muchas geografías a las que está expuesto el negocio de sus cotizadas. Por eso consideran que la evolución de la deuda soberana es mucho mejor indicador de la dirección en la que se espera que vaya una economía concreta.

"Lo esencial es estar invertidos, porque la ola alcista puede ser bastante larga, pero es momento de calibrar riesgos"

En este sentido, Marta Campello, socia y gestora de la firma, ha subrayado que la clave para que la Eurozona tome más velocidad de crecimiento está en el plan de estímulos fiscales coordinados que desde hace tiempo vienen solicitando distintas instituciones y en los últimos meses reclama la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. "Si algo del plan fiscal sale adelante, ayudaría a quitar piedras en el zapato y a que las bolsas europeas lo hicieran algo mejor", ha afirmado.

Esta es la medicina que Donald Trump ha sabido suministrar a Wall Street y que acaba de volver a prometerle si es reelegido, según ha remarcado Casasús. Considera que "ha sido muy positivo para el mercado y las empresas a pesar de que a veces mete mucho estrés", como ha ocurrido con sus tuits sobre la guerra comercial con China y su pulso con la Reserva Federal (Fed) a cuento de los tipos de interés.

MOMENTO DE ESTABLECER COBERTURAS

Sin embargo, en Abante son optimistas de cara a este 2020 que apenas ha comenzado, pero prefieren prepararse ante un eventual "incendio" que podría llegar desde los fuegos que ya están prendidos o "desde uno que no se espere". Ángel Olea, director de inversiones de Abante, ha comentado que "probablemente este año no vamos a brillar tanto", pero Campello ha señalado que "ahora se pueden comprar seguros baratos" ante las correcciones que pudieran estar por venir.

"La 'tasa Tobin' terminará trasladándose al inversor y estará lejos de recaudar lo que se prevé"

"Lo esencial es estar invertidos, porque la ola alcista puede ser bastante larga, pero es momento de calibrar riesgos", explica Casasús. Así, la asignación tipo de la casa a renta variable ha pasado del 65% el año pasado a quedarse cerca de tres puntos por debajo de su media histórica del 50%. Por eso del mal de altura y porque "las coberturas son más baratas en bolsa estadounidense", ya se han comprado opciones para amortiguar desplomes de hasta el 5% en el S&P 500. También se ha rebajado la asignación a mercados emergentes, territorio en el que la firma independiente española entró por primera vez en 2018.

Con el objetivo de seguir ganando peso en el mercado después de un 2019 en el que han conseguido un incremento del 10% en clientes y del 24% en patrimonio bajo gestión -hasta los 3.800 millones de euros-, Abante se plantea la apertura de oficinas de representación en Bilbao y Valencia además de otras capitales de provincia. La firma también tiene previsto seguir avanzando en su alianza estratégica con la aseguradora Mapfre y potenciar el uso de herramientas de análisis de sostenibilidad para perfilar sus productos y su asignación de activos. "Es un catalizador fundamental de lo que está por venir", ha asegurado Satrústegui.