No son tiempos fáciles para el ahorro conservador. Tras un durísimo 2018 para los activos considerados como ‘más seguros’, la renta fija ha logrado recuperar terreno este año... pero muy pocos consideran que la ‘alegría’ de esta clase de activo vaya a perdurar en el medio plazo. “Las políticas de los bancos centrales han provocado que tengamos que invertir de una manera totalmente diferente”, advierte el director de estrategia de mercados de Banca March, Joan Bonet. 

Noticias relacionadas

La entidad ha iniciado una nueva estrategia de producto, “siempre ligada a la evolución del ciclo económico”, en la que el cliente conservador es el principal afectado por los cambios. “La renta fija tiene que estar fuera de las carteras de los clientes más conservadores”, advierten desde la entidad, insistiendo en que “en un entorno en el que el mercado descuenta tipos negativos hasta 2025, hay que renunciar a la liquidez”. a la que también afecta, en términos de rentabilidad, el ajuste de la inflación.

Banca March deja claro en sus previsiones para el último trimestre que el mundo no se enfrente a una recesión inminente. Pero son conscientes de la madurez del ciclo. “A las carteras típicas de la inversión en euros les pedimos cierta renuncia a la liquidez”, insisten desde la entidad. A cambio, pretenden compensar ese mayor riesgo con menos pérdidas en los momentos de caídas del mercado. 

GESTIÓN DISCRECIONAL

Los activos menos líquidos (capital riesgo, inmobiliario, renta fija privada, etc) son la firme apuesta de los gestores de la entidad en el entorno actual de mercado, recomendando un máximo del 20% del patrimonio para este tipo de carteras. Según indican, el perfil más conservador de un mandato de gestión discrecional en la entidad apenas cuenta ya con un 3% de renta variable, frente al 18% que ocupa la gestión alternativa.  

Para cumplir con este objetivo, Banca March ha comenzado a proponer a sus clientes incrementar su peso en proyectos de coinversión, invirtiendo en el capital de distintas empresas o financiándolas como fórmula para generar rentabilidad. Del mismo modo, buscan una mayor presencia en el negocio de los hedge funds y de la gestión alternativa, con acuerdos como el alcanzado recientemente con la boutique estadounidense K2 Advisors, una firma que pertenece a la gestora Franklin Templeton y que estáespecializada en este tipo de estrategias, reservadas hasta ahora para institucionales.

Banca March ha vehiculizado este acuerdo a través de un contrato de gestión de carteras al que pueden acceder los clientes a partir de 200.000 euros. Para el resto de carteras, ultima la creación de un fondo de fondos con otra gestora, en este caso europea, al que los clientes podrán acceder a través de una participación de diez euros. 

BOLSA ANTES QUE RENTA FIJA

Respecto a la inversión en activos más líquidos, y con la perspectiva de que el efecto de las políticas expansivas de los bancos centrales puede tardar hasta 18 meses en dejarse notar en la economía real, Banca March aconseja renta variable por encima de la renta fija. Entre sus apuestas, destacan el sector tecnológico y algunos valores defensivos en salud y energía, en un entorno en el que esperan nuevas revisiones a la baja de los beneficios por acción, que sitúan en niveles del 5%, frente al 10% del consenso del mercado